La chulería de Alfonso Grau ante la prensa

El vicealcalde de Valencia convocó una rueda de prensa para confirmar que no dimitía a pesar de su imputación en Nóos.

En noviembre de 2014 la Audiencia Provincial de Baleares volvió a imputar al entonces vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, en el caso Nóos después de que el juez instructor, José Castro, decidiese no incluirlo en el auto de procesamiento.

El tribunal de la sección segunda estimó de este modo los argumentos de esgrimidos por el PSPV y el sindicato Manos Limpias en cuanto a su actuación "delictiva" en las negociaciones de los Valencia Summit. En el último escrito dirigido a la Audiencia por la letrada del PSPV se insistía en que el vicealcalde se valió de una fundación considerada privada, Turismo Valencia, pero que se nutría con fondos públicos para contratar a Iñaki Urdangarin eludiendo un concurso público.

Días después de su imputación convocó a los medios para ofrecer explicaciones y anunciar, básicamente, que no tenía intención ninguna de dimitir. "Por eso sonreía yo al entrar cuando decía que alguno se iba a llevar una decepción -señalaba a los periodistas- porque si lo que esperaban ustedes es que anunciase yo aquí ahora que me iba a marchar, olvídenlo, ¿vale?".

En esa comparecencia, en la que Grau adoptó con la prensa una actitud chulesca y de sobervia, descartó su dimisión e incluso su imputación por parte de la Audiencia de Baleares. ¿Por qué convoca entonces esta rueda de prensa?, le preguntaron. "Porque me da la gana. ¿Es suficiente respuesta o se la tengo que clarificar", contestó.

A continuación