La 'brecha de género' de la que está prohibido hablar

El problema invisible: desde hace décadas, los niños obtienen peores resultados que las niñas... pero parece que nadie quiere enterarse.
N. Richart | D. Soriano

Desde hace años, la estadística se repite con esa tozudez de los datos incontrovertibles. No hay año ni región en la que las cifras apunten en otra dirección. No hablamos de una cuestión menor: se supone que la educación de nuestros jóvenes es lo más importante para nuestros políticos. Pues bien... a pesar de todo, este tema no forma parte del debate público. ¿Alguien parece preocupado? No. En las aulas españolas se discute sobre género, sobre si un niño de 8 años puede decidir ser niña o no. Se discute sobre lengua: sobre si acatar o no las sentencias del Tribunal Supremo. Incluso se discute sobre qué carreras y especialidades escogen las chicas (parece ser que no les gustan mucho las relacionadas con la ingeniería o la informática).

Pero casi nadie dice nada sobre un par de datos demoledores: el 28% de los adolescentes españoles (chicos y chicas) sale del sistema educativo sin haber alcanzado el título que se considera mínimo para acceder con garantías al mercado laboral (Bachillerato o el nivel de FP equivalente a éste). Esta cifra de fracaso escolar es brutal: la peor de la UE, de las peores de la OCDE y a años luz de los países con los que en teoría nos queremos comparar. Pero hay más. Si desagregamos por sexo, la cosa es todavía más sangrante: entre los chicos, el porcentaje de fracaso escolar asciende al ¡¡¡33%!!! Es decir, uno de cada tres varones que entra al sistema educativo sale del mismo sin la titulación requerida. Sí, tienen la ESO (porque es obligatorio quedarse hasta los 16 años por allí) pero no alcanzan el Bachillerato o FP equivalente, lo que los propios expertos oficiales apuntan a que es el nivel mínimo para comenzar una trayectoria laboral normal.

Repetimos la cifra: ¡¡33%!! En algunas regiones, como Extremadura, Andalucía o Castilla La Mancha, estamos por encima del 40%. Con un apunte extra que casi nunca se plantea: esto es cifra total, incluyendo a todos los niños, ricos y pobres, de colegio público y de colegio privado. Podemos suponer que entre los hijos de las familias de ingresos más elevados o familias con padres con titulación universitaria, el porcentaje de los que terminan el colegio sin el título de Bachillerato o FP equivalente es bajísimo (no diremos que el 0% porque siempre hay alguno... pero cerca del 0%). Con lo cual, para que la cifra general sea del 33% (o del 40% en esas regiones), el porcentaje entre el resto de la población (hijos varones de familias de ingresos por debajo de la media) debe estar cerca del 65-70% como mínimo. Decimos "debe" porque estos datos no se publican (nosotros no los conocemos).

Al final, como estamos todo el día con cifras y números... no siempre somos conscientes de lo que suponen. Pero esto quiere decir que un chico (sexo masculino) que entra ahora, con 6 años, en un colegio público español, tiene más posibilidades de no obtener el título que se supone que es un mínimo, que de obtenerlo. En algunas regiones, estamos hablando posiblemente del doble de posibilidades de fracasar que de obtener ese título. ¿Y dicen que la escuela pública es la garantía de las oportunidades para los que menos tienen?

Artículos citados en esta Pizarra:

A continuación