El brutal KO del discípulo de Mayweather, elegido el mejor del año

Gervonta Davis se llevó el título mundial  del peso superpluma de la WBA ante Leo Santa Cruz. EL discípulo de Mayweather consiguió el KO del año.
Alfredo Somoza

Gervonta Davis, apodado el Tanque, tiene un padrino espectacular. El mismísimo Floyd Mayweather. Muchos mirlos han sido señalados como potenciales herederos del gran campeón estadounidense, pero muy pocos tienen la bendición de Money. Uno de ellos es Davis. Gervonta, un noqueador implacable y de un carácter extrovertido y complicado, nació en Baltimore, escenario de la mítica serie The Wire. 

Baltimore, más allá de la ficción, es la ciudad estadounidense que en los últimos años registró mayores tasas de homicidios. El boxeo  fue una válvula de escape para Gervonta. Gracias a uno de sus tíos, que le subió al ring con tan solo cinco años, el actual campeón mundial del peso superpluma pudo canalizar positivamente toda la violencia que recorría su interior. Su madre, drogadicta, no era un buen ejemplo. Aún así, su infancia fue complicada. Vivió en el alambre constante. Filtreó con el peligro, sobrevivió a tiroteos y vio morir a algunos de sus primeros compañeros de gimnasio mientras su carrera como aficionado progresaba. “Baltimore es peor de lo que vieron en The Wire”, aseguró el bueno de Davis.

Tras arrasar en el mundo amateur, con un récord de 206 triunfos y 15 derrotas, Gervonta Davis, apodado el Tanque -por el tamaño de su cabeza- debutó como profesional en 2013 con solo 18 años.  Desde entonces, solo encadenó triunfos y nocauts.

En 2015 conoció a Floyd Mayweather. Ese día el destino cambió para siempre. Mayweather se quedó ensimismado viendo pelear a Gervonta y no dudó ni un segundo en reclutarlo para las filas de Mayweather Promotions

"Floyd me acogió y me enseñó mucho sobre el boxeo, pero también sobre todo lo que sucede fuera del ring. Tengo suerte de contar con su apoyo”, agradeció Davis en marzo de 2016. “Lo veo como un hijo. Y es un niño muy explosivo. Peleará por un título mundial pronto”, vaticinó Floyd.

Mayweather no se equivocó. A partir de ahí, Gervonta Davis comenzó a volar. Gano el cinturón superpluma de la FIB en enero de 2017. Un año después, sumó la corona de la AMB. En septiembre de 2019 decidió dar el salto de categoría. 

A pesar de pequeños roces del día a día entre dos caracteres muy complicados, la relación padre e hijo de Floyd con Gervonta sigue viento en popa.  Mayweather suele subir al ring  antes de sus peleas, le da consejos, le orienta... Tiene mucha fe en su joven discípulo.

El último paso de Davis para demostrar que puede ser un digno sucesor de Mayweather lo dio con el triunfo sobre Leo Santa Cruz. Consiguiendo, además, el elegido mejor KO del año. Gervonta, recordando sus complicados inicios en su Baltimore natal, no está dispuesto a girarse en la esquina. 

A continuación