El régimen iraní amenaza a los mil detenidos con la pena de muerte por "enemistad con Dios"

El número de muertos se eleva ya a 20 y el régimen amenaza con más represión. Trump dice que EEUU está vigilando.  

LD / Agencias

Al menos 9 personas murieron anoche en diferentes ciudades de la provincia iraní de Isfahán (unos 350 kilómetros al sur de Teherán), con lo que son ya 20 los fallecidos en las protestas antigubernamentales que tienen lugar en el país, informaron hoy medios locales.

Entre los muertos anoche, 6 manifestantes perdieron la vida en la ciudad de Qahderiyán, cuando atacaron la comisaría de la ciudad, mientras que murieron tiroteados un niño de 11 años en la ciudad de Jomeiní Shahr, un miembro de los Guardianes de la Revolución en la ciudad de Kahriz Sang y un policía en la ciudad de Nayaf Abad.

Además, el vicegobernador de seguridad y política de la provincia de Hamedan, Saíd Sharojí confirmó otros tres fallecidos en la ciudad de Tuiserkan durante las protestas que se llevaron a cabo anteanoche en esa ciudad.

Así son ya 20 los muertos a raíz de las manifestaciones antigubernamentales contra la corrupción y la carestía de la vida, que comenzaron el pasado 28 de diciembre.

El Ministerio iraní del Interior ha dejado claro que no se ha otorgado ningún permiso para convocar manifestaciones y la ley iraní de delitos políticos penaliza cualquier protesta considerada "contraria a la gestión del país y sus instituciones políticas y a las políticas nacionales y exteriores".

Durante las protestas, los manifestantes corearon lemas en ocasiones contra el sistema de la República Islámica, el presidente Rohaní y el líder supremo del país, Alí Jameneí. Asimismo incendiaron los contenedores de basura y rompieron los cristales de algunos bancos.

Al menos mil personas han sido detenidas en diferentes ciudades de Irán desde que el jueves pasado comenzaron las protestas. En Teherán unos 450 manifestantes han sido detenidos en Teherán, según el vicegobernador provincial, Ali Asgar Naserbajt.

Por su parte, el vicefiscal de la ciudad de Mashad (noreste de Irán), Hasan Heidarí, indicó que en esa localidad se han practicado 138 arrestos, mientras que el comandante de los Guardianes de la Revolución de la provincia suroriental de Kerman, Golam Alí Abuhamze, detalló que en la población del mismo nombre hay más de 80 detenidos.

También en Hamedan (oeste de Irán) los arrestados superan los 150, según su gobernador, Alí Toalí. Asimismo, se han llevado a cabo unas 100 detenciones en la ciudad de Arak, en la provincia occidental de Markazi, puntualizó su gobernador, Alí Aqazade.

El vicegobernador de la provincia de Azerbaiyán Occidental, Alireza Radfar, comunicó el arresto de diez personas en la ciudad de Orumie, al tiempo que el comandante de la policía de Azad Shahr, Mohamadreza Aslaní, confirmó cuatro detenciones en esa localidad septentrional iraní. A todas esas cifras hay que sumar los detenidos en numerosas poblaciones del país en las que sus responsables se han limitado hablar de "grupos" de detenidos.

Amenaza de pena de muerte

Las autoridades de la República Islámica de Irán amenazaron a los manifestantes que desde hace días protestan en todo el país contra el Gobierno con acusarlos de delitos, entre otros, castigados con la pena de muerte.

"Cada día que pase y las personas sean detenidas, aumentará su crimen y castigo y nosotros ya no los consideramos manifestantes por sus derechos, sino que quieren perjudicar al régimen", dijo hoy el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, Musa Ghazanfarabadí, según la agencia iraní de noticias Tasnim.

Los detenidos serán declarados culpables de diferentes delitos, entre los que figuran "atentar contra la seguridad nacional" y la "enemistad con Dios" (moharebeh), ambos penados con la condena a muerte, aclaró Ghazanfarabadí .

"Los que han estado presentes al frente de los disturbios serán acusados, entre otros delitos, de 'enemistad con Dios', ya que están relacionados con los servicios de Inteligencia extranjeros y aplican sus programas", anticipó.

Además, los detenidos pueden ser reconocidos culpables de "destrucción de bienes públicos, destrucción de bienes personales de la gente" entre otros, explicó de Ghazanfarabadí. "Los que sean detenidos a partir del tercer día de los disturbios, su crimen y castigo va a ser pesado tras el anuncio del Ministerio del Interior respecto a la ilegalidad de estas manifestaciones", dijo.

El responsable aconsejó a las familias que estén atentos respecto a sus hijos, porque después mostraran vídeos de las confesiones de los acusados y entonces ni el arrepentimiento ni las demandas de perdón serán útiles. En las protestas que se desarrollan desde el pasado jueves en un gran número de ciudades iraníes de Irán se han coreado lemas contra el régimen de la República Islámica y se han registrado enfrentamientos entre los manifestantes y los agentes de seguridad.

A continuación