Hariri deja el poder en Líbano ante el temor a ser asesinado

El primer ministro de Líbano anuncia su dimisión ante los indicios de una conspiración para matarle y culpa a Irán y Hezbolá del "clima de violencia".

LD/Agencias

El primer ministro de Líbano, Saad Hariri, ha confirmado este sábado su dimisión como jefe del Ejecutivo por el violento clima político que ha detectado el país, del que ha responsabilizado a Irán y al partido milicia chií Hezbolá, y que le hace temer por su vida.

"El clima político en Líbano se parece al que acabó desembocando en el asesinato de mi padre", ha declarado Hariri en un discurso televisado desde Arabia Saudí en el que mencionó la figura de su progenitor, Rafik Hariri, muerto en un atentado en 2005. "He percibido", ha añadido Hariri, "una conspiración para acabar con mi vida".

Irán y Hezbolá

Hariri ha acusado a Irán y a Hezbolá de esta situación. "Sus interferencias nos han causado graves problemas con nuestros vecinos árabes y han impuesto una realidad por la fuerza de las armas", ha denunciado en el discurso, recogido por el portal de noticias Naharnet.

"No vamos a aceptar que Líbano se convierta en el punto de partida de una amenaza contra la región. Rechazamos el uso que Hezbolá hace de las armas, tanto contra los libaneses como contra el pueblo sirio, y cualquier mano que ponga Irán encima de la región será cortada", ha avisado.

Hariri se convirtió en primer ministro libanés a finales del año pasado tras un acuerdo político por el que el aliado de Hezbolá Michel Aoun acabó como presidente del país.

A continuación