Ofensiva coordinada entre la aviación rusa y las fuerzas de Al Asad en Siria

Intensos bombardeos de la aviación rusa en Siria se acompañan por primera vez de una ofensiva terrestre de las fuerzas de Al Asad contra los rebeldes.

LD/Agencias

La aviación rusa ha lanzado a primera hora de este miércoles una intensa oleada de bombardeos en las provincia de Hama e Idlib, ubicadas en el centro y el noroeste de Siria, respectivamente, según ha informado el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, que ha precisado que en tierra se ha registrado un asalto simultáneo por parte de las fuerzas gubernamentales.

En lo que parece el primer asalto coordinado de importancia desde que Rusia inició los bombardeos el pasado 30 de septiembre, según el Observatorio, el Ejército sirio y las milicias aliadas han lanzado ataques terrestres contra posiciones insurgentes.

Los bombardeos rusos han alcanzado zonas del norte de la provincia de Hama y áreas próximas en la provincia de Idlib, en las proximidades de la principal autovía que une el norte y el sur del país y que atraviesa las grandes ciudades en el oeste del país. En concreto, los objetivos han sido las ciudades de Kafr Zita, Kafr Nabudah, Al Sayyad, en Idlib y la localidad de Al Lataminah, en Hama, y las localidades de Jan Shayjun y Alhbit, en Idlib, según el Observatorio, con sede en Londres y una amplia red de informadores en Siria.

La mayoría de la provincia de Idlib está en manos de una alianza insurgente que incluye al Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, y a otras facciones islamistas.

Rusia lanzó la semana pasada sus primeros bombardeos sobre territorio sirio -según el Kremlin- contra objetivos del Estado Islámico y "otras organizaciones terroristas", pero varias fuentes han asegurado que la ofensiva aérea se dirige contra áreas controladas por la oposición.

Ofensiva terrestre

Los ataques terrestres con misiles tierra-tierra han tenido como objetivo cuatro posiciones insurgentes en la zona y está habiendo intensos combates, ha explicado el director del Observatorio, Rami Abdulrahman: "No hay información aún de ningún avance (del Gobierno) sobre el terreno, pero los bombardeos aéreos han alcanzado vehículos y bases insurgentes", ha precisado.

Una fuente regional conocedora de la situación militar en Siria ha señalado que entre las fuerzas que están participando en la ofensiva terrestre hay efectivos de la organización terrorista libanesa Hezbolá, uno de los principales apoyos al régimen de Bashar al Assad.

Reuters había informado la semana pasada de que los aliados a Al Assad, incluido Irán, estaban preparando un ataque terrestre en Siria con el fin de recuperar el territorio perdido por el Gobierno frente a los rebeldes en rápidos avances este año.

A continuación