El plan de Elon Musk para salvar a los niños atrapados en una cueva de Tailandia

El fundador de Tesla se muestra dispuesto a enviar ingenieros a la zona y lanza una propuesta.

LD/Agencias

El fundador de Tesla y SpaceX, ElonMusk, ha anunciado en Twitter que mandará un equipo de ingenieros a Tailandia para ayudar en las tareas de rescate de los niños del equipo de fútbol juvenil atrapado en una cueva.

Musk explicó que "ingenieros de SpaceX y Boring Co. se dirigirán a Tailandia para ver si pueden ser útiles al Gobierno. Probablemente hay muchas complejidades que son difíciles de apreciar sin estar ahí en persona". Boring Co. es la compañía de Musk dedicada a construir túneles para su proyecto de transporte ultrarrápido subterráneo, mientras que SpaceX se centra en el sector aeroespacial.

La decisión de Musk de enviar un grupo de ingenieros se produce días después de que un usuario de la red social Twitter le pidiese ayuda para sacar a los doce menores tailandeses y su entrenador de la cueva. A esa solicitud Musk respondió: "Supongo que el Gobierno tailandés tiene esto bajo control, pero estaría contento de ayudar si hay alguna forma de hacerlo".

Un día después, Musk recalcó que Boring Co. "tiene un radar avanzado de penetración del suelo y es bastante bueno en excavar agujeros". Además, SpaceX se puso en contacto con un emprendedor tailandés para que contactase al Ejecutivo de Bangkok para ofrecer la ayuda.

También en la red social, Musk lanzó una idea para superar las dificultades del rescate: por un lado, proporcionar la energía suficiente a las bombas que están extrayendo el agua para acelerar el proceso. Por otro, tratar de facilitar la salida de los niños por los pasadizos más estrechos. Sobre ello, Musk apostó por insertar un tubo de nailon de un metro de diámetro o un conjunto de tubos e hincharlos "como si fuera un castillo hinchable". Así se crearía, apunta, un túnel de aire dentro de la cueva que se adaptaría a las paredes de los pasadizos y los túneles más estrechos y permitiría a los jóvenes salir.

Entre tanto, el rescate trata de acelerarse ante la previsión de nuevas lluvias y el peligro de que el hueco donde se refugia el grupo pueda inundarse. La muerte en las últimas horas de uno de los buzos que participaba en las tareas de salvamento evidencia las dificultades de la operación.

A continuación