Corea del Norte rebaja el tono ante EEUU y aplaza su ataque a Guam

El tirano Kim Jong-un decidió "observar un poco más" para "apaciguar las tensiones y evitar el peligroso conflicto militar".

LD/Agencias

El asistente del gobernador de Guam señaló este martes que las autoridades se mantienen en alerta ante un posible ataque norcoreano con misiles tras las intenciones de Pyongyang de "observar" a EEUU antes de emprender la ofensiva.

"No hay ningún indicativo, basados en nuestras informaciones, que apunten hacia cualquier ataque con misiles en el futuro cercano o distante", aseguró Ray Tenorio en una rueda de prensa retransmitida en directo por la red social Facebook y de la que se hace eco Efe.

El representante guameño manifestó su confianza en la protección que brindan los destacamentos militares estadounidenses desplegados en la región, así como el sistema de defensa antibalístico.

"Nadie quiere una confrontación más allá de la paz que disfrutamos", declaró Tenorio al rechazar que existe una "relajación" en los militares tras decisión del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, de "observar un poco más" la conducta de Estados Unidos antes de emprender la ofensiva.

Kim examinó este martes los planes para bombardear las cercanías de la isla de Guam y alabó la preparación de las tropas norcoreanas para actuar en algún momento, sin precisar cuándo.

Pyongyang acusó a Washington de llevar la situación en la península coreana a un "punto crítico" y de ponerse "la soga al cuello" con su política de confrontación hacia Corea del Norte.

"Para apaciguar las tensiones y evitar el peligroso conflicto militar en la península coreana es necesario que EEUU tome la decisión adecuada y lo demuestre con acciones", instó Kim, citado por la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Por su parte, el secretario de Seguridad de Guam, George Charfauros, precisó en la cita con los medios que "no hay ningún cambio en el nivel de alerta", que lo incremente o rebaje.

Una tensión en aumento

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos se ha agudizado después de que Pyongyang protestara la semana pasada por las últimas sanciones de la ONU que castigan sus lanzamientos de misiles y amenazara con atacar territorio de EEUU, a lo que el presidente estadounidense Donald Trump replicó prometiendo "fuego y furia".

En un giro inusual, el país asiático dijo entonces que prepara un plan para bombardear con cuatro misiles las inmediaciones de la isla de Guam, que alberga importantes bases estadounidenses y donde se encuentran desplazados unos 6.000 soldados de aquel país.

La isla, ubicada en el Pacífico Occidental y con una población de 163.000 personas, cuenta con estatus de "territorios no incorporados a los Estados Unidos".

A continuación