Nueva amenaza de la dictadura cubana: el Código de las Familias permitirá quitar los hijos a sus padres

La patria potestad, ahora responsabilidad parental, podrá ser retirada a los disidentes "por ley", señala Guillermo Fariñas. "Es aún más estalinista".

Yésica Sánchez

El Código de las Familias promovido por la dictadura cubana, que será sometido a referendo -muy entre comillas- el próximo domingo 25 de septiembre, es la herramienta perfecta para blanquear su imagen internacional, ya que lo ha vendido como una apertura a nuevos modelos de familia (con especial atención a los colectivos LGTBI). Pero la realidad es que le servirá para dotarse de nuevas herramientas con visos de legalidad para continuar adoctrinando a su pueblo, acotando -aún más- la libertad de los padres respecto a la educación de sus hijos.

La versión número 25 del proyecto fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) por unanimidad. No podía ser de otra manera, por otra parte. La cámara está formada por 605 diputados, todos ellos del Partido Comunista de Cuba (PCC) -el único legal en la isla caribeña-. Se supone que el texto tiene que ser apoyado por el 51% de los votos para que sustituya al vigente, de 1975. Pero ni siquiera se plantea la posibilidad de que salga el ‘no’. Los sufragios serán contabilizados por funcionarios designados por el régimen comunista y no habrá observadores independientes que certifiquen la transparencia del proceso.

Tampoco se ha permitido hacer campaña a los que no están de acuerdo con el documento. A la vista está la detención de la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, que fue arrestada de nuevo el pasado domingo 18 de septiembre, en cuanto salió a la calle portando una pancarta en contra del nuevo Código de las Familias. A la disidencia sólo le quedan las redes sociales para pedir a sus hermanos que no vayan a votar, para no dar legitimidad a esta farsa de referéndum. El texto saldrá adelante sí o sí. Y supondrá una nueva merma para los derechos y libertades de los cubanos. "Es aún más estalinista que el aprobado anteriormente", asevera el líder disidente Guillermo Fariñas en declaraciones a LD.

La responsabilidad parental

A primera vista, no es fácil encontrar motivos de peso para rechazar el proyecto. Seguramente nos llame la atención -por ejemplo- que se sustituye la ‘patria potestad’ por ‘responsabilidad parental’. Pero seguimos leyendo y parece lógico que un Código de las Familias recoja cosas como que los padres deben "garantizar condiciones de vida seguras, cuidar de su higiene personal y de su salud", así como "protegerles" o "proveerles de alimentos". Así que hay que rascar y contextualizar un poco para poder ver más allá.

El artículo 138 (anterior 134) de la 25ª versión del proyecto, en el que se establece "el contenido de la responsabilidad parental", también señala que los progenitores han de "convivir, siempre que sea posible, y mantener una comunicación familiar permanente y significativa en sus vidas". Con lo cual, lo que hasta ahora conocíamos como patria potestad podría ser retirada -por ejemplo- a padres en el exilio o reos sobre los que pesen penas de cárcel de larga duración, como ocurre con los presos del 11J.

manifestacion-cuba-120721-recorte.jpgLa dictadura cubana condena a 127 manifestantes del 11J a penas de hasta 30 años de cárcel

Por otra parte, habla de "dirigir" la formación de los menores "para la vida social; inculcarles el amor a la familia, a la patria, el respeto a sus símbolos (...), el respeto a las autoridades, a los bienes patrimoniales de la sociedad (...)". Aquí es conveniente recordar el artículo 4 de la Constitución de la República de Cuba, a la que -por cierto- alude el texto de este código constantemente y que también fue aprobada en un falso referendo el 10 de abril de 2019.

ARTÍCULO 4. La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano. La traición a la patria es el más grave de los crímenes, quien la comete está sujeto a las más severas sanciones. El sistema socialista que refrenda esta Constitución, es irrevocable. Los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución.

De no cumplir con estas y demás obligaciones recogidas en el capítulo dedicado a la responsabilidad parental en el Código de las familias, el artículo 191 (antiguo 187) establece que se puede "privar a uno o ambos titulares de la responsabilidad parental". Y, por si fuera poco, también especifica que se la pueden retirar (quitarle sus hijos) a un cubano cuando "observen una conducta viciosa, corruptora o delictiva". Claro está que -a ojos de la dictadura comunista- los disidentes se encuentran dentro de este supuesto.

Chantaje y adoctrinamiento

Parece obvio que, tras la cortina de humo del referéndum y las nuevas medidas LGTBI, el régimen comunista esconde una estrategia para "disminuir en una mayor proporción las potestades de los padres o adultos responsables de los menores" y así "poder chantajearlos afectivamente", explica el opositor Guillermo Fariñas. "Los hijos les pueden ser quitados por ley", sentencia. De ahí la gravedad del asunto.

Este Código de las Familias permitirá a la dictadura cubana hacer lo que viene haciendo desde hace 63 años, pero con más herramientas. El proyecto "hace énfasis en el adoctrinamiento político de los niños para depreciar la educación cívica, ya que les impone a los menores de edad una única cosmovisión política". Lo deja claro el artículo 4 de la Carta Magna, todo vale para "la defensa de la patria socialista". Esa que los cubanos han de inculcar obligatoriamente a sus hijos, según el artículo 138 del proyecto que está en cuestión, porque -de no ser así- pueden perder su patria potestad.

raul-castro-discurso-60-aniversario-revolucion-2-efe-120422.jpgRaúl Castro, la mano que mece la cuna de la OPS

Al parecer, los Castro continúan moviendo los hijos en la sombra. "Por las informaciones poseemos en el Foro Antitotalitario Unido (FANTU)", señala su líder Coco Fariñas, "detrás de este tipo de documentos, francamente estalinistas, se encuentra el excoronel del MINFAR Homero Acosta Álvarez". "El antiguo presidente de los Tribunales Militares de Cuba ha recibido la orden expresa de Raúl Castro", asevera a LD, "para confeccionar todo un grupo de códigos y leyes estalinistas" con el objetivo de "asegurar legalmente el futuro de la junta militar neocastrista".

A continuación