Play

Vladimir Cerrón llama al golpe en Perú: "Hay que cambiar la constitución por vía pacífica o no pacífica"

El líder de Perú Libre admite en un acto de partido que quiere cambiar la Constitución del país ya sea "por vía pacífica o no pacífica".

Libertad Digital

Vladimir Cerrón, líder de Perú Libre se sinceró en un acto ante militantes y admitió las intenciones violentas de su partido y lo que de verdad esconde el cambio constitucional que pregona la izquierda peruana: la voluntad de imponerlo por la fuerza si es necesario.

Y es que durante una "escuela política" de su partido en el distrito de La Victoria, Lima, Vladimir Cerrón se sinceró y, tras afirmar que "en el Perú no va a haber cambios si no se cambia la constitución política", lo que según él es una vieja premisa ideológica de su partido, admitió que ese cambio puede llegar "sea por una vía pacífica o sea por una vía no pacífica, lamentablemente".

correo-peru10052022.jpeg

Las declaraciones de Cerrón se produjeron el pasado tres de mayo, pero salieron a la luz esta semana al emitirlas en su programa el periodista Beto Ortiz, de Willax Televisión. A partir de ahí el tema ha generado un notable escándalo en Perú, saltando a las portadas de algunos diarios como Trome, que en su edición de este 10 de mayo titula "Cerrón alista el golpe". Por su parte, el Correo –el segundo en circulación del país– lleva como principal titular de su edición de este martes: "Cerrón incita a la violencia".

"El poder es muy distinto al Gobierno"

En un larguísimo discurso Cerrón habló de la independencia, de la guerra de Cuba o las diferentes corrientes ideológicas de Perú, de los intelectuales de izquierda históricos de Perú y otros muchos temas, de los problemas y las trabas que según él está poniéndole la derecha a Pedro Castillo y de que si hubiese un estado socialista el ejercicio del poder sería fruto "de un consenso entre dirigentes y dirigidos".

Curiosamente, después de apelar a "otras vías" para el cambio constitucional Cerrón habló de que la Constitución es fruto de ese "consenso" de las clases "dominantes y las dominadas". En su opinión, la Constitución de 1993 "no nació de ese consenso". Además, Cerrón trata de desmentir que su intención sea perpetuarse en el poder porque "no estamos en el poder, estamos en el Gobierno, pero el poder es muy distinto al Gobierno".

Un proyecto de la extrema izquierda

Redactar y aprobar una nueva Constitución a su medida es una de las grandes reivindicaciones de la extrema izquierda peruana, que sin embargo se está encontrando con una fuerte resistencia.

De hecho, el pasado día seis, es decir, tres días después de las declaraciones de Cerrón, el Congreso rechazó un proyecto de Castillo para instalar una Asamblea Constituyente que redactase esta nueva Carta Magna y que, de paso, sobrepasase al parlamento en el que Perú Libre está en minoría.

A continuación