La dictadura cubana reconoce las condenas a menores por una torpeza de Díaz-Canel

"Los jóvenes entre 16 y los 18 años que intervinieron en esto (11J) se han atendido con suma racionalidad judicial", ha dicho en una entrevista.

Yésica Sánchez

Las condenas a jóvenes de 16 y 17 años se han realizado "con suma racionalidad judicial". Son las palabras del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, al politólogo argentino Atilio Borón, durante la celebración de la Feria Internacional del Libro de La Habana. El objetivo de la entrevista -que se ha emitido en distintas emisoras de Hispanoamérica- no era otro que el de acallar la voz de un pueblo que llora, fundamentalmente por sus jóvenes, detenidos y encarcelados por participar en las manifestaciones pacíficas del 11 de julio de 2021. Algo que el dictador negó sin pudor.

"Se ha estado procesando judicialmente a los que cometieron delitos, fundamentalmente violentos. No se ha procesado a ninguna persona por hablar en contra de la revolución. Eso es una mentira", afirmó. Sin embargo, unas frases más tarde y en relación al asunto de los menores de edad, se le escapó: "Los jóvenes entre 16 y los 18 años que intervinieron en esto se han atendido con suma racionalidad judicial".

Cabe recordar que la propia Fiscalía cubana reconoció el procesamiento de 780 personas por hechos relevantes relacionados con las protestas del 11J, 55 de ellos menores de edad de entre 16 y 18 años. A 27 niños con edades por debajo de los 16 años, se les aplicó -según el Ministerio Público- "el procedimiento legal establecido". En consecuencia, 10 fueron internados en escuelas de formación integral y a 17 se les aplicó "la medida de atención individualizada" en su centro escolar.

A día de hoy, hay muchos menores en la situación de -por ejemplo- Jonathan Torres Farrat, de 17 años, para el que piden ocho años de cárcel. La ONG Prisoners Defenders aseguró en el informe del mes de marzo que cerca de 900 cubanos se encontraban en la cárcel por el estallido social del 11J y que se han registrado medidas contra al menos 26 adolescentes de entre 14 y 17 años.

La entrevista de Díaz-Canel en lugar de blanquear la represión del régimen comunista sobre su población -como se pretendía- ha levantado los ánimos de la disidencia, que brama sin miedo a través de las redes sociales y recuerda al dictador las presiones, las amenazas, los encarcelamientos y hasta los golpes que muchos ciudadanos reciben por pedir libertad y reclamar sus derechos.


Se acabó el miedo

El régimen comunista teme un nuevo levantamiento del pueblo cubano, cada vez más harto de la represión y la miseria a la que están sometidos por una dictadura que se enriquece a costa de su sufrimiento. Cada vez son más los que se atreven a levantar su voz y están dispuestos a llevarla hasta donde haga falta.

protestas-11j-en-chile-efe-310322.jpg#SOSCuba inunda las redes y la dictadura contraataca ante el temor de un nuevo estallido social

Precisamente, la entrevista de Díaz-Canel -el pasado sábado- se producía unas horas después de la que concedía en primicia, en el programa Sin Complejos de esRadio, Ailex Marcano, la primera madre de un condenado por el 11J que sale de la isla caribeña para denunciar su situación en Europa, de la mano del Observatorio Cubano de Derechos Humanos. Su hijo Jesús Ángel Veliz, de 27 años, ha sido sentenciado a 6 años de cárcel por manifestarse aquel día.

Él es la prueba de que los jóvenes de Cuba apuestan por el cambio y no están dispuestos a aguantar la crueldad del régimen comunista por más tiempo. Jesús Ángel, como relató su madre durante su visita a esRadio, no sólo sigue pensando que el 11 de julio de 2021 fue "el día más glorioso" de su vida, si no que lo volvería a hacer. De hecho, no quiere que su madre intente sacarle de la cárcel, cumple su pena "con gusto". Vale la pena por conseguir la libertad de su pueblo.

Ella, si hubiera podido, se hubiera marchado de la isla -ha reconocido- hace mucho tiempo. Pero, si pudiera volver al 11J, no sólo no impediría que su hijo se manifestara, si no que se hubiera unido a él. "Hubiera salido de la mano si no hubiera tenido a mi papá encamado", asegura. Ahora, reclama a la comunidad internacional una respuesta firme y al Gobierno de España que actúe con sus hijos "como la madre patria que es".

A continuación