Eurodiputados de Podemos van a Cuba para blanquear la represión del régimen comunista: "Hay democracia"

Tras su visita a la isla, Manuel Pineda y Sira Rego aseguran que han podido "ver lo que está sucediendo" y la culpa de todo la tiene EEUU.

Yésica Sánchez

El apoyo acérrimo de la izquierda europea a la dictadura comunista cubana es indecente. Una delegación de nueve eurodiputados del European Left ha estado de visita en la isla, coincidiendo con el 60 aniversario del embargo de EEUU al país caribeño. Única circunstancia a la que parecen haber prestado atención durante su estancia, a la vista de las declaraciones realizadas por los representantes de Podemos, Manuel Pineda y Sira Rego. No han pronunciado mención alguna acerca de la represión del pueblo cubano. Ni una palabra sobre el juicio a 33 manifestantes que participaron en las protestas del 11J, entre ellos 6 menores. Nada en relación a las torturas y secuestros denunciados por la disidencia.

La conclusión de Manuel Pineda, secretario del área internacional del Partido Comunista de España (PCE) y eurodiputado de Unidas Podemos-IU, es que "en Cuba hay una democracia representativa que coloca al ser humano en el centro de la política", según publica el diario oficial del régimen Granma. El comunista debe estar satisfecho con el artículo, dado que ha retwitteado el post del dictador Díaz-Canel, para darle mayor difusión.

Los eurodiputados comunistas han sido recibidos con honores y se han reunido con la crème de la crème. Así lo ha confirmado Sira Rego, que es portavoz de Izquierda Unida, eurodiputada de por Unidas Podemos y vicepresidenta del grupo European Left. "Cumplimos con una agenda que nos ha permitido tener una radiografía completa de cuál es el momento de Cuba", ha asegurado, "de lo que sufre la población en el contexto del bloqueo". "Hemos podido contrastar con diversos colectivos, con autoridades y con la sociedad civil en todos los aspectos", ha añadido. "Hemos tenido la oportunidad en estos días de trabajar, de conocer y de ver lo que está sucediendo".

La ruta que realizó la delegación no debió pasar por las colas del hambre. Tampoco por las puertas de los juzgados donde las madres de los menores procesados por manifestarse el pasado 11 de julio ruegan su liberación. Tras la radiografía y el contraste que mencionaba la eurodiputada, el diagnóstico ha sido el mismo, el que siempre ha mantenido la izquierda: la culpa de todo la tiene EEUU. "El bloqueo debe acabar porque vulnera los derechos humanos, constituye un instrumento de guerra contra el pueblo", afirmó Rego. Ni un solo reproche o exigencia a la dictadura cubana, en el poder desde hace 63 años sin que se hayan celebrado unas solas elecciones. Sin embargo, tuvo la desfachatez de decir que su grupo apoya "la soberanía del pueblo cubano".

Elogio a la investigación cubana

El colmo de la indecencia llega cuando el comunista Manuel Pineda elogia los logros de la medicina cubana, tratamientos a los que el pueblo -por supuesto- no tiene acceso ni puede comprar. Los hospitales están desabastecidos y las familias de los enfermos tienen que buscarse la vida para intentar conseguir los fármacos que necesitan. Sin embargo, el eurodiputado de Podemos repara en que "hay medicinas producidas en Cuba que mejorarían la calidad de vida de las familias europeas" y que podrían ser adquiridos "si no existiese un bloqueo que impide su comercialización". De nuevo, EEUU es el culpable.

Obviamente, el objetivo del viaje no era otro que el de destacar las bondades del régimen comunista cubano y satanizar a su eterno enemigo, responsable de todos sus males. Ejemplo de ello es que Sira Rego también quiso visibilizar el buen estado de la investigación científica que se realiza en la isla caribeña. Así lo refleja la publicación de un tweet en el que ensalza un encuentro con jóvenes que participaron en el proceso de obtención de las vacunas de Cuba frente a la COVID-19.

Según recoge Granma y hemos visto en sus publicaciones en Twitter, durante su visita la política española "exaltó los debates de la población en torno al Código de las Familias, y destacó el modelo de participación política, la cultura cubana y los avances científicos". Tal fue la buena impresión que la comunista española y sus acompañantes se llevaron durante los días que pasaron en la isla, que todos ellos se fueron "con la decisión de ser embajadores de Cuba" en sus respectivos países.

A continuación