Desaparece el genocida en Perú, y el Gobierno comunista "oficial" mantiene el silencio varias horas

Varias horas después de la muerte del cabecilla terrorista Abimael Guzmán, los principales responsables del gobierno guardan silencio.

Martín Higueras (Iberoamérica)

Mientras las redes sociales se llenaron de comentarios celebrando la desaparición del máximo genocida de Perú, Abimael Guzmán, los principales responsables del gobierno comunista -como Pedro Castillo y Guido Bellido- no lo hicieron hasta varias horas después.

Sin embargo, ante ese silencio de Castillo y el primer ministro Bellido, investigado por apología al terrorismo, el que sí se pronunció fue Vladimir Cerrón, fundador del partido comunista de gobierno Perú Libre y para muchos el que mueve los hilos de este Ejecutivo.

No pocos han señalado que lo único que hace Cerrón es justificar el terrorismo mientras "existan grupos humanos privilegiados y otros explotados".

Sólo a las 12:30 de la tarde, varias horas después de la muerte de Guzmán, Castillo publicó un mensaje a través de Twitter.

En cuanto al primer ministro Bellido, siempre tan activo en su cuenta de Twitter, no publicó nada respecto a la muerte del cabecilla terrorista. Varias horas después dijo en unas declaraciones a la cadena pública TV Perú que "ni con la muerte de Abimael Guzmán, probablemente, muchas heridas no se van a cerrar". Agregó que "obviamente, de manera institucional, el Ejecutivo condena actos de terrorismo vengan de donde vengan. Hay muchos hermanos de los diferentes sectores (…) que aún no han sido atendidos y tenemos que atenderlos".

Hace apenas unos días, los medios de comunicación revelaron que Bellido compartió una fotografía en su cuenta de Facebook en noviembre de 2011 en la que se le ve posando de joven frente a una imagen del grupo terrorista Sendero Luminoso con una figura del sanguinario terrorista Abimael Guzmán. Además, en otra publicación de julio de 2019, Bellido dice suscribir una cita de Guzmán en la que se habla del "Presidente Gonzalo", la denominación utilizada por los terroristas y sus seguidores para referirse al cabecilla de Sendero Luminoso.

Además, la justicia peruana investiga a varios altos cargos del gobierno peruano de Castillo por sus presuntos vínculos con la organización terrorista Sendero Luminoso.

A continuación