Maduro se reúne con Bildu y la CUP en Venezuela para conspirar contra España y exigir la suelta de etarras

El denominado como "eje del mal" en Hispanoamérica se une a los movimientos separatistas para prestarles su apoyo incondicional.

Elena Berberana

El tirano comunista Nicolás Maduro ha celebrado en Caracas (Venezuela) la que ha denominado como Cumbre Bicentenaria de los Pueblos, un evento en el que los chavistas han tenido como invitados de honor a diputados de la CUP y Bildu. El objetivo marcado en el manifiesto venezolano no es otro que el de promover la fractura definitiva de España y, para ello, han leído un texto que "apoya la autodeterminación del País Vasco, Cataluña, Galicia y Canarias"·.

Los proetarras y separatistas españoles, fervientes seguidores de Maduro y su política anticapitalista y liberticida, que ha llevado al pueblo venezolano a índices de miseria jamás vistos, han alabado al represor chavista y han firmado la declaración propuesta por la CUP, Bildu y Sortu en la que muestran su "defensa inquebrantable a las naciones que bregan por su autodeterminación, reclaman la liberación inmediata de todos los presos y todas las presas políticas, la amnistía de todos los represaliados y el retorno de todos los exiliados para defender el derecho a la autodeterminación en sus respectivos pueblos".

Liberación de etarras

Maduro, junto con los representantes comunistas y separatistas españoles, ha exigido "la liberación de los presos políticos en España" y el "fin de la represión". De esta forma, los representantes políticos españoles y el líder comunista de Hispanoamérica se han referido a los etarras encarcelados, por atentados y asesinatos en España, y los golpistas catalanes como "presos políticos".

Ni la CUP, ni Bildu, ambos partidos con representación en el Congreso de Diputados, han ocultado su deseo de romper España y liberar a criminales. Ahora, esta cumbre pretende servir como forma de presión internacional desde Iberoamérica para que el Gobierno de Pedro Sánchez siga la deriva rupturista que alienta las fuerzas comunistas desde Iberoamérica.

Parte de los miembros del denominado como "eje del mal", han estado presentes en el acto, entre ellos, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, y el de Ecuador, Rafael Correa. Igualmente, el diputado de EH Bildu, Iñaki Ruiz de Pinedo y el secretario de relaciones internacionales de Sortu, Asier Altuna, han paseado y se han fotografiado orgullosos por la Cumbre, sin ocultar su admiración y simpatía por el equipo político del totalitario y criminal gobierno del régimen de Maduro. La embajada de Venezuela en España celebró la presencia de ambos en el Congreso representando al País Vasco.

En nombre de la CUP, las enviadas a la cumbre chavista fueron las diputadas autonómicas catalanas Maria Sirvent y Basha Changuerra.

Cumbre del Alba

Durante su intervención, las diputadas separatistas dijeron que en Cataluña existen "3.000 represaliados por España". Después de sus declaraciones, Nicolás Maduro enlazó esta cumbre con otra reunión de líderes internacionales llamada la Cumbre del Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). Nuevamente, durante el encuentro se volvió a retomar el asunto de los movimientos separatistas en España y se acordó su apoyo incondicional para luchar por aplicar "la agenda de autodeterminación de los pueblos" en Puerto Rico, Galicia, País Vasco , Cataluña y Canarias.

Desnutrición en Venezuela

Cabe recordar que precisamente Venezuela afronta un régimen despiadado que comenzó con Hugo Chávez y se recrudeció con Nicolás Maduro. En un comunicado reciente, el Foro Penal ha denunciado que desde 2014 se han producido 15.726 detenciones en Venezuela por "motivos políticos", fecha desde la cual ha tenido además que ofrecer asistencia a "más de 12.000 presos". Además, el líder bolivariano está a punto de ser investigado por la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.

La política de Maduro que desean aplicar los separatistas y proetarras en España ha llevado a casi un tercio de la población venezolana, alrededor de 9,3 millones de personas, a enfrentar dificultades de acceso a los alimentos, lo que ha provocado que se sufra desnutrición y haya hambruna, según advierten la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Agricultura y la Alimentación (FAO en inglés) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU. La organización mundial ha remarcado que "esta situación de inseguridad alimentaria aguda corre el riesgo de empeorar".

A continuación