Play

Piden a Cristina Fernández que se coloque la mascarilla: "¡Cumplí la ley, ponete el barbijo!"

Antes del acto de apertura del curso político en Argentina, la vicepresidenta Cristina Fernández recibió una advertencia de un diputado.

Martín Higueras (Iberoamérica) / Agencias

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, encabezó este lunes la apertura del año legislativo con un encendido discurso en el que se mostró optimista con la recuperación del país y en el que adelantó la presentación de una "querella criminal" por el endeudamiento, durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019), con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, uno de los hechos más comentados fue la presencia de la vicepresidenta del país Cristina Fernández de Kirchner sin la correspondiente mascarilla, un elemento que en Argentina es más conocido como "barbijo". Desde su entrada al Congreso y durante toda la ceremonia, la expresidenta no utilizó la mascarilla, algo que molestó al diputado de Juntos por el Cambio, Fernando Iglesias, que gritó cuando Fernández entró al hemiciclo: "¡Cumplí la ley, ponete el barbijo!".

De hecho, Iglesias fue uno de los protagonistas del acto al mostrar no sólo su incomodidad por la actitud de la vicepresidenta, sino también por lo que dijo Alberto Fernández y por el escándalo de las "Vacunas VIP". Al final, el diputado señaló que "ellos se consideran una casta. No solo por la aplicación de las vacunas sino también por el uso del barbijo" y agregó que "hemos estado muy moderados ante la indignación que provoca un discurso que provoca un mentiroso y un hipócrita".

El actual presidente, que dedicó gran parte de su discurso de casi dos horas a criticar la gestión anterior, aseguró que el FMI impulsó el otorgamiento del préstamo, el mayor de la historia del organismo, para favorecer a Macri en "la búsqueda de su reelección" electoral. Por eso, señaló que "he instruido a las autoridades pertinentes para que formalmente inicien querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra".

A continuación