Play

La caída de un autobús a un acantilado en Perú deja 48 fallecidos

La Policía Nacional del Perú informó de que la cifra de muertos por la caída de un autobús de pasajeros a un acantilado asciende a 48.

LD (Agencias)

El jefe de la Policía en la ciudad de la localidad de Huaral, al norte de Lima, Hernán Valdivieso, precisó que se han contabilizado hasta el momento 48 fallecidos, 14 de los cuales han sido enviados a la morgue de esa localidad, donde ocurrió el accidente del ómnibus de la empresa San Martín. "Estamos subiendo otros 10 por una pendiente de 200 metros, otros 12 cuerpos están colocados a buen recaudo y los 12 restantes están aún en el ómnibus", dijo Valdivieso a RPP Noticias.

Los servicios de emergencia trabajaron todo el día en el rescate de los sobrevivientes y la ubicación de los fallecidos entre los hierros retorcidos del autobús antes de que la marea cubra el vehículo. El jefe de informaciones de los bomberos, comandante Lewis Mejía, explicó que 12 de los cadáveres "han sido colocados en una zona segura" para proseguir con su evacuación este miércoles. Mejía agregó que el resto de cadáveres permanecen dentro del vehículo siniestrado y que serán retirados mañana cuando se reanuden las labores de los bomberos.

El accidente se produjo en la carretera Panamericana Norte, a unos 45 kilómetros de Lima, en una zona conocida como "La curva del diablo" del serpentín de Pasamayo, que recorre un acantilado sobre el océano Pacífico. Ese lugar ha sido escenario de incontables accidentes de tráfico en los últimos años dado que es una carretera con mucha circulación de vehículos pesados, en un camino sinuoso, de curvas cerradas y cubierto de neblina por la cercanía al mar.

De acuerdo al jefe de la Policía de Carreteras, Dino Escudero, el autobús salió de la ciudad norteña de Huaura rumbo a Lima con más de medio centenar de pasajeros y se precipitó al acantilado tras chocar con un trailer. El ministro de Transportes, Bruno Giuffra, informó que los primeros datos sacados del GPS de los vehículos señalan como causa del siniestro el exceso de velocidad. Giuffra lamentó el accidente en Pasamayo y agregó que "es un buen momento para reflexionar sobre la responsabilidad que tienen los chóferes".

Por su parte, el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, expresó, en su cuenta de Twitter, que "es muy doloroso para nosotros como país, sufrir un accidente de esta magnitud". El mandatario expresó su "solidaridad profunda con el dolor de los familiares", y añadió que ha dispuesto "todo el apoyo inmediato para el rescate de las víctimas".

A continuación