Calculan que hay unas 50 personas bajo los escombros en la Ciudad de México

Autoridades de la Ciudad de México calculan que todavía hay unas 50 personas en inmuebles destruidos por el terremoto. Los fallecidos ya suman 273.

LD (Agencias)

El jefe de Gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, informó este jueves en una rueda de prensa que "las expectativas de encontrar personas en estos edificios serían de alrededor de 50 personas. Este es un cálculo que se ha hecho derivado de lo que se ha encontrado".

En un balance preliminar de las víctimas por el seísmo, la Secretaría de Gobernación detalló que hay 273 muertos: 137 en la Ciudad de México, 73 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca. En la capital de México, la zona más castigada por el movimiento telúrico de 7,1 grados en la escala de Richter, han sido rescatadas con vida 60 personas.

El gobierno de la capital mexicana, donde 38 edificios se vinieron abajo, calcula que hará unos 2.900 dictámenes de inmuebles para determinar si las viviendas están o no en condiciones de ser habitadas.

Mancera dijo no tener cifras exactas del número de personas que han tenido que abandonar sus casas, pero en los 44 albergues dispuestos por la Secretaría de Desarrollo Social están pernoctando 2.500 personas. El alcalde reconoció que otras personas están en casa de familiares o allegados. Sobre los posibles robos en inmuebles dañados y desalojados, Mancera aseguró que están siendo vigilados por las fuerzas de seguridad.

Niegan demolición de edificios

Por otro lado, las autoridades desmintieron que se esté utilizando maquinaria pesada para demoler edificios derruidos por el terremoto, y que se niegue el trabajo de rescatistas, en inmuebles en los que se tienen indicios de gente con vida. "Es falso que se estén demoliendo estructuras donde puede haber sobrevivientes o personas desaparecidas", dijo en un breve mensaje a medios el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Esta respuesta llego después de que se hayan propagado informaciones que indicaban que las fuerzas de seguridad públicas impedían el paso de brigadistas y rescatistas voluntarios en edificios con personas bajo los escombros.

A continuación