Críticas a Goldman Sachs por comprar bonos de la petrolera estatal de Venezuela

La oposición venezolana cree que con la compra de bonos de PDVSA, Goldman Sachs está financiando la dictadura. La banca de inversiones se defiende.  

LD (Agencias)

Según adelantó el pasado fin de semana el diario 'The Wall Street Journal', la firma de inversiones estadounidense Goldman Sachs compró bonos emitidos por la compañía estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela, S.A.) en 2014 que vencen en 2022. El diario venezolano 'El Nacional' señala que se hizo de 2,800 millones de dólares en bonos "por los que solo pagó 865 millones de dólares; es decir, que obtuvo un descuento de 69%".

En un comunicado enviado a EFE, Goldman Sachs señaló que realizaron esa inversión "porque, como muchos otros en este sector, creemos que la situación en ese país tiene que mejorar con el tiempo". Además, a la misma agencia de noticias, un portavoz explicó que esos bonos, emitidos en 2014, se compraron en los mercados secundarios a través de un bróker en una operación en la que no interactuaron directamente con el Gobierno venezolano: "Reconocemos que la situación es compleja y cambiante y que Venezuela está en crisis. Y coincidimos en que la vida tiene que mejorar y en parte hicimos esta inversión porque creemos que así será".

Como era de esperar, esta información ha levantado una seria polémica en Venezuela, principalmente por parte de la oposición. Este martes, decenas de personas protestaron frente a la sede central de Goldman Sachs en Nueva York convocados por la plataforma "SOS Venezuela NY", que considera la transacción del banco "inmoral" y una forma de apoyo a la "dictadura" de Nicolás Maduro.

Desde Venezuela, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, señaló en una entrevista a EFE que "el caso de Goldman Sachs es de desfalco, con unos intereses que llegarán a ser del 300 %; es decir, que se está al final jugando con la desesperación de los venezolanos e hipotecando su futuro". Además, alertó a esta firma y al resto de la comunidad financiera mundial que esa adquisición de deuda significa "financiar la dictadura". Por su parte, el diputado oposición Ángel Alvarado, miembro del comité de finanzas del Congreso venezolano, consideró que la firma de inversiones se ha puesto "en el lado erróneo de la historia" al hacer esta operación.

Investigación en el Parlamento

Tras conocerse esta noticia, el Parlamento venezolano acordó abrir una investigación con el voto de los opositores y la ausencia de los diputados "chavistas". Se aprobó iniciar averiguaciones "con especial atención respecto a la actuación del presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ricardo Sanguino, en aras de determinar la responsabilidad del mismo en virtud de lo establecido en la ley contra la corrupción".

También solicitará al Congreso de Estados Unidos "que abra investigación a Goldman Sachs y, en caso de existir, a los intermediarios que hayan participado en esta operación a los fines que determine la responsabilidad penal y/o administrativa que pudieran tener los mismos según las leyes de ese país".

El segundo vicepresidente del Parlamento, el opositor Freddy Guevara, remarcó que la institución "no va a avalar ningún tipo de préstamo, contrato de interés nacional que no haya sido aprobado" en su seno. "Que esos bonos son bonos de sangre, y que no solamente no serán reconocidos, sino que serán investigados y considerados cómplices de la dictadura y de la corrupción cualquier ciudadano nacional o internacional que se atreva a financiar a la dictadura", sostuvo.

EEUU lo ve problemático

El gobierno estadounidense afirmó este martes que dicha compra por parte de Goldman Sachs es "altamente problemática" por la "potencial ilegitimidad" de la operación ante la falta de aprobación por parte del parlamento: "Claramente, hay preocupación en las mentes de todos los que están mirando para realizar este tipo de compras de deuda hoy, es altamente problemática", dijo un alto cargo del Departamento de Estado en una conferencia telefónica para comentar la crisis venezolana.

El funcionario, que pidió mantener el anonimato, recordó las advertencias de la Asamblea Nacional de Venezuela "a todas las instituciones financieras, tanto venezolanas como extranjeras, sobre la potencial ilegitimidad de los acuerdos alcanzados sin la aprobación" del legislativo.

A continuación