Gustavo Dudamel alza la voz contra Maduro tras el asesinato de un violinista

El director de orquesta Gustavo Dudamel, de fama mundial, ha criticado la brutal represión del régimen tras meses de silencio.

Libertad Digital

El director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel ha criticado abiertamente al régimen de Nicolás Maduro. Dudamel, chavista reconocido –participó en homenajes a Chávez y en el propio funeral como director de la orquesta Simón Bolívar– había sido señalado por la oposición por su silencio o su ambigüedad ante el conflicto en su país. Un hecho, sin embargo, le ha hecho cambiar de postura y señalar al régimen por la brutal represión que está ejerciendo en las calles: el asesinato de un joven violinista, miembro, como él, del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.

El fallecido, Armando Cañizales, tenía sólo 17 años cuando fue alcanzado en el cuello por un disparo en las protestas de esta semana contra el chavismo. El joven se enfrentó a los policías que atacaban a los manifestantes con gases lacrimógenos. Tras el disparo, otros manifestantes trataron de salvarle la vida llevándole en motocicleta hacia una ambulancia en un vídeo que se difundió por las redes sociales.

hqdefault.jpg

Tras lo ocurrido, Dudamel, que se casó hace pocos meses con la actriz María Valverde y que dirige la Filarmónica de Los Ángeles, publicó el nombre del joven en su perfil en Twitter y un vídeo crítico con la brutalidad del régimen.

En él, se dirige a Maduro, al que llama a rectificar y a escuchar "la voz del pueblo", en alusión a la ola de protestas: "Hago un llamado urgente al presidente de la República y al Gobierno nacional a que se rectifique y escuche la voz del pueblo venezolano. Los tiempos no pueden estar marcados por la sangre de nuestra gente".

El texto, en español e inglés, se titula "Levanto mi voz" y en él dice entre otras cosas que nada justifica el "derramamiento de sangre" en el país. "Ya basta de desatender el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis. Históricamente el pueblo venezolano ha sido un pueblo luchador, pero jamás violento", sostiene.

A juicio de Dudamel, para que la democracia sea "sana" debe haber respeto y entendimiento verdadero, pues el ejercicio democrático implica escuchar la voz de la mayoría. El músico manifiesta que "ninguna ideología puede ir más allá del bien común" y que la política se debe hacer desde "el más absoluto respeto a la constitucionalidad, adaptándose a una sociedad joven que, como la venezolana, tiene el derecho a reinventarse y rehacerse en el sano e inobjetable contrapeso democrático". Afirma que los venezolanos están "desesperados" por su derecho al bienestar y a la satisfacción de sus necesidades básicas.

"Las únicas armas que se le puede entregar a un pueblo son las herramientas para forjar su porvenir: instrumentos musicales, pinceles, libros; en fin, los más altos valores del espíritu humano: el bien, la verdad y la belleza", subraya.

Hasta el momento, Dudamel se había limitado a apelar al diálogo entre el régimen y la oposición. Su cambio de postura supone un duro golpe para el chavismo por la relevancia de Dudamel en el mundo artístico.

A continuación