Las debilidades de Meloni: una infancia traumática y un novio de izquierdas

La nueva primera ministra de Italia habla abiertamente de los pasajes más duros de su vida, así como de las diferencias políticas con su pareja.

Yésica Sánchez

La mujer de la que se habla en todo el mundo es Giorgia Meloni. Una italiana de 45 años, de padre sardo y madre siciliana, que se ha convertido en la primera mujer en llegar al Palazzo Chigi. Y eso que su vida no ha sido un camino de rosas. Precisamente es lo que -ella cree- le ha hecho encarar su carrera política con valentía y determinación.

Comenzó a los 15 años de edad. Entonces, se inscribió en el Frente de la Juventud del Movimiento Social Italiano (MSI). Con sólo 29 años, entró en el Parlamento como diputada y dos años más tarde Silvio Berlusconi la nombró ministra de Juventud. Corría el año 2008 y ese fue el último gobierno del político italiano.

En el año 2012, Meloni dio un paso más y fundó su propio partido: Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia). Precisamente la formación que ha llevado a la victoria en las pasadas elecciones y con la que ha logrado hacer historia. Es la nueva primera ministra de Italia. Ahora todo lo que tiene que ver con ella interesa, desde su traumática infancia hasta su apuesto novio de izquierdas.

giorgia-meloni-grazie260922.jpgMeloni gana las elecciones y se perfila como primera ministra de Italia

El mundo fantástico de Meloni

Literatura y política han ido de la mano, en la vida de Meloni. ‘El Señor de los Anillos’ de Tolkien es una de sus obras favoritas. La ha llegado a calificar como un "texto sagrado" y cerró su campaña declamando: "Llegará el día de la derrota, pero no es ésta". Ella cree que "nadie mejor que Tolkin expresa lo que sentimos los conservadores".

Leyó el libro a los 11 años de edad y despertó en ella una pasión desatada. Tanto es así que "quería ser un hobbit". En sus años de juventud, asistía a un campamento en el que se daban cita los amantes de la obra. También cantó con una banda de folk que tomó su nombre de ‘La Comunidad del Anillo’ (Compagnia dell’Anello).

La nueva primera ministra italiana no tuvo una vida fácil, según explica ella misma en ‘Io sono Giorgia. Le mie radici, le mie idee' (Soy Giorgia. Mis raíces, Mis ideas). Posiblemente los libros fueron su vida de escape. Se refugió en el mundo fantástico que le ofrecieron libros como ‘La historia interminable’, que también ha mencionado en sus discursos y conferencias.

Infancia difícil: bullying y abandono

En el mencionado libro, Meloni relata las vivencias que le han marcado a lo largo de su vida. Entre ellas, que le hacían bullying en el colegio por tener sobrepeso. Pero la más importante fue el abandono de su padre. Él se marchó cuando la italiana y su hermana eran pequeñas. En concreto, ella tenía sólo un año de edad.

Se criaron con su madre, a la que considera su "guía". A él le veían unos días una vez al año en Canarias, donde se fue a vivir. Así fue hasta que Meloni cumplió 11 años y le "soltó un discurso" que ella no consideró adecuado para una niña. Ya no quiso verle "nunca más". Se lo trasladó y no volvieron a encontrarse.

Según reconoce en su biografía, cuando murió no sintió "ninguna emoción". "Para mí siempre fue un extraño", señala. Pero hubo unos años llenos de dolor, hasta que lo aceptó y la hizo más fuerte. "Me hizo ser valiente y ávida de redención, combativa y temeraria", sentencia.

Todo esto también le ha hecho tener una relación muy especial con su hermana Arianna, dos años mayor que ella. Es su mayor confidente y consejera. De hecho la propia Meloni asegura que es "la única que puede permitirse decirle ciertas cosas". "Escucho y me callo", reconoce.

Su pareja: un periodista de izquierdas

captura-instagram-meloni-y-familia-ok-280922.jpg

Sin duda, una de las facetas de su vida personal que más expectación suscita es la que tiene que ver con su pareja, el periodista de Mediaset Andrea Giambruno, con el que comparte su vida desde hace más de siete años. Meloni presume de novio joven (cuatro años menor que ella), guapo y de izquierdas. Algún defecto tenía que tener, debe pensar ella que bromea con tener "el enemigo en casa".

Según reconoce Meloni, tienen opiniones políticas distintas sobre temas de calado. Algunos que incluso han sido puntos clave de su campaña, como los que tienen que ver con la inmigración o la comunidad LGBTIQ+. Pero esto no parece ser un problema. Viven felizmente en Roma y comparten una hija -Ginevra-, a pesar de no estar casados.

A continuación