Play

Moscú consuma su farsa en la Ucrania ocupada: 96-98% de apoyo a la anexión a Rusia

Las autoridades ocupantes han dado a conocer los resultados de los cuatro referendos ideados por los estrategas de Vladimir Putin.

J. Arias Borque

La anexión de las cuatro regiones de Ucrania que siguen total o parcialmente bajo control de los invasores rusos es una cuestión estratégica para Vladimir Putin. Por un lado, su integración real y definitiva –similar a Crimea– podría ser vendido como un triunfo político y militar. Por el otro, su incorporación justifica la movilización parcial decretada por las autoridades de Rusia y permitiría enmascarar el fracaso de la táctica diseñada por Moscú para invadir a su vecino.

Es por estas razones por las que, pese a que los referendos de anexión en Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón no han terminado hasta la media tarde de este martes –las votaciones se iniciaron el pasado jueves–, las autoridades rusas empezaron a filtrar este fin de semana, pese a que se desconocía los resultados de las votaciones, que la anexión a la Federación Rusa se iniciará este mismo jueves o viernes en la Duma estatal –el Parlamento ruso–.

Entre fuego de artillería en algunas poblaciones, sin seguridad jurídica de ningún tipo, con un censo desconocido –el Gobierno de Kiev dice que se ha permitido votar a menores de más de 13 años–, sin libertad real para votar, y con una urnas móviles custodiadas por soldados rusos armados que se presentaban en las puertas de las viviendas y en los puestos de trabajo para que los vecinos votasen, se han llevado a cabo los cuatro referendos.

Los resultados oficiales definitivos no se conocerán hasta este miércoles, cuando lleguen los votos de los que viven en el exterior –dentro de Rusia y países satélites como Bielorrusia–, pero ya se han filtrado los resultados provisionales que las autoridades puestas por los rusos en estos territorios han tenido a bien considerar y que no variarán en exceso con respecto a las que se darán como definitivas en unas horas.

guerra-rusia-ucrania-papeleta-votacion-referendum-zaporiyia-270922.jpg
Tarjeta de votación del referéndum de anexión a Rusia en Zaporiyia (Ucrania)

El resultado más ajustado, según datos publicados por agencia oficial rusa Tass, se han dado en la región de Jersón, donde solo el 96,75 por ciento de los ciudadanos habrían votado a favor de la anexión a Rusia, con el 100 por 100 del voto escrutado. En los territorios de Donetsk, Lugansk y Zaporiyia, donde el supuesto recuento no va tan avanzado, la cifra de voto partidaria de la anexión a Rusia supera el 98 por ciento de los votos.

La falta de rigor de estas consultas, a las que no han asistido observadores de organizaciones internacionales reconocidas, aunque sí habría observadores de varios países que ni los propias autoridades ocupantes han explicado de dónde han salido, que provienen de países como Siria, Cuba, Venezuela, Camerún, Francia, Mozambique, República Checa o República Centroafricana, hacen dudar lógicamente del resultado que ha salido en los mismos.

Teniendo en cuenta que las urnas han ido a las puertas de las casas y a los puestos de trabajo escoltadas por militares rusos armados, sin posibilidad de que el voto fuera secreto, parece incluso destacable que entre un 2 y un 4 por ciento de los votos hayan votado no a la integración en Rusia y no haya sido del 100 por 100, por lo que se podría plantear la posibilidad de que los ocupantes hayan retocado los resultados para maquillar los resultados.

Pero es que, en el caso de que realmente ese 2-4 por ciento haya votado en contra de la unión a Rusia, sería también un hecho destacable, teniendo en cuenta los procedentes que hubo en 2014 en las regiones de Donetsk y Lugansk, cuando miles de ciudadanos pro-Kiev fueron asesinados por las milicias rebeldes apoyadas por Moscú y esta votación permitía fácilmente la elaboración de un censo paralelo de personas eliminables para las autoridades ocupantes.

A continuación