El delirio Antifa: Colón bajo el agua, Lincoln y Churchill destrozados y el alcalde de Londres lo apoya

El movimiento Black Lives Matter paga la muerte de George Floyd con personajes históricos.

Elena Berberana

Cristóbal Colón vuelve a ser objeto de odio, esta vez protagonizado por el movimiento Black Lives Matter que ha pagado con el conquistador de las Américas, la muerte de George Floyd. Como si de un delirio tribal se tratara, su escultura ha sido quemada, pisoteada, y finalmente arrojada la agua en el parque Byrd en la ciudad de Richmond, en el estado de Virginia al este de Estados Unidos.

Bajo gritos e insultos como "jódete Christopher Columbus", "asesino" o "genocida", centenares de exaltados de la Radical Left americana han saltado encima del descubridor escupiendo e intentando prenderle fuego por lo sucedido en Mineapolis. Un acto de vandalismo que ha sido criticado en redes sociales.

En esta profanación, que juzga la historia bajo la óptica de un "revisionismo histórico" marcado por el marxismo cultural, un millar de manifestantes alegaban que lo hacían por solidaridad con los indígenas. Sin embargo, si algo define el descubrimiento de los españoles en América fue su política de mestizaje auspiciada por la reina Isabel la Católica, siendo las Leyes de Indias en las colonias de América las que supusieron el origen de lo que hoy conocemos como Derechos Humanos. (Imperiofobia y Leyenda Negra de Elvira Roca).

colon-sumergido.jpg
Cristóbal Colón bajo el agua en Virginia después del derribo de los Antifa

Pero la escultura de Colón no ha sido la única. En el colmo del terrorismo callejero de los Antifa, los manifestantes han destrozado la figura de Abraham Lincoln, el presidente estadounidense que, precisamente, abolió la esclavitud en su país, dando como resultado una guerra civil en la que defendió la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos sin distinción de su raza. Sobre su figura de piedra ahora están escritos los nombres de los afroamericanos que, supuestamente, han sido asesinados por la policía estadounidense junto a un cartel a sus pies en el que se puede leer: "El racismo es una pandemia".

churchill.jpg
Escultura de Winston Churchill en Londres

En Londres no se ha librado Winston Churchill. El que luchara contra el nazismo y fascismo en la Segunda Guerra Mundial ha sido también culpabilizado por los Black Lives Matter. Su escultura aparecía destrozada por las pintadas y llena de mensajes de los Antifa.

El borrado de los monumentos históricos también ha llegado hasta otras ciudades. La escultura del traficante de esclavos Edward Colston en Bristol fue sumergida bajo el agua. Tras ser arrojada al río, el alcalde de la ciudad, Mavin Rees, declaró que "nadie iba a sentir su pérdida". El primer edil denunció el racismo sistemático que existe en Gran Bretaña, un hecho que, curiosamente, no le ha impedido que él, hijo de un inmigrante jamaicano, llegara a ser alcalde de una importante ciudad británica.

linlcon.jpg
Vandalismo a la escultura de Abraham Lincoln

Del mismo racismo por sistema se queja el alcalde de Londres, Sadiq Khan. El político proviene de una familia de inmigrantes pakistaníes y su religión es el Islam. Ambas condiciones no le han impedido gobernar una de las ciudades más importantes del mundo, pero, según su ideario, los Antifa tienen razón y obedecerá a sus peticiones.

cristobal-colon.jpg
Colón pisoteado en Virginia

De este modo, Khan ha anunciado la formación de una comisión para asegurar que los monumentos de la capital británica deben reflejar su diversidad. Por lo que la Comisión para la Diversidad en el Ámbito Público revisará estatuas, murales, arte callejero, nombres de calles y otros monumentos y considerará qué legados deben celebrarse.

"Es una verdad incómoda que nuestro país y ciudad deben gran parte de su riqueza a su papel en el comercio de esclavos y, aunque esto está reflejado en nuestro ámbito público, la contribución de muchas de nuestras comunidades a la vida en nuestra capital ha sido ignorada deliberadamente", resaltaba el alcalde de Londres.

En un tuit donde aparecía un grúa retirando una escultura, el alcalde de Londres dejaba claro que trabajará en esa línea y ya ha comenzado.

"La estatua del traficante de esclavos Robert Milligan ahora se ha eliminado del West India Quay. Es una triste verdad que gran parte de nuestra riqueza se deriva del tráfico de esclavos, pero esto no tiene que celebrarse en nuestros espacios públicos", reza el texto publicado.

Los Antifa, viendo el apoyo político de los demócratas en Estados Unidos y de los laboristas en Gran Bretaña, han continuado con las manifestaciones en ambos países para lograr eliminar de la historia y la memoria lo que ellos consideren oportuno.

Así, con esta barra libre, miles de personas se han concentrado frente a las puertas del Oriel College, uno de los centros educativos de la Universidad de Oxford, para exigir la retirada de la estatua dedicada a uno de los mayores personajes de la historia colonial británica, Cecil Rhodes (1853-1902).

Al grito de "Rhodes debe caer", los Antifa han recordado a Floyd, el mismo día que estaba siendo enterrado en Houston, guardando un silencio de ocho minutos.

Por último, demócratas y laboristas han manifestado en varios medios de comunicación que trabajarán en reconstruir la historia, por supuesto, bajo su prisma y eleslogan "Reparemos la historia". Olvidan, eso sí, que aquel que no conoce su pasado está condenado a repetirlo.

A continuación