La inmigración divide al gobierno de Merkel: "No puedo trabajar con esta mujer"

El ministro del Interior se enfrenta a la canciller y propone expulsar a los refugiados que ya se hayan registrado en otros países europeos.

Libertad Digital

El ministro del Interior y líder de la Unión Social Cristiana (CSU), socio minoritario de la coalición que lidera Angela Merkel, ha afirmado que "no puede seguir trabajando" con la canciller. Ambos han protagonizado un agrio enfrentamiento por sus distintas visiones de la política migratoria.

"No puedo seguir trabajando con esta mujer", dijo Seehofer sobre Merkel en una reunión celebrada el jueves en Berlín con los otros dos ministros de la CSU, Gerd Mueller y Andreas Scheuer y el portavoz del partido en el Parlamento, Alexander Dobrindt.

Según informa el dominical Bild am Sonntag, Seehofer pronunció esta frase dos veces durante una reunión con otros dos ministros de la CSU y la repitió después de que el sábado fracasara el intento de la CSU y la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel para aunar posiciones en materia migratoria.

El principal punto de fricción entre Merkel y su ministro de Interior es que este último quiere devolver inmediatamente en la frontera alemana a los refugiados que ya estén registrados en otros países de la UE, algo a lo que se niega la mandataria alemana que sigue apostando por una solución consensuada a nivel europeo para evitar perjudicar a los países periféricos. El ministro ha llegado incluso a amenazar con aplicar sus planes de manera unilateral a partir de este lunes.

La CSU se ve apoyada por la población alemana que, de acuerdo con las últimas encuestas, apoya una política más dura en la cuestión de los refugiados después de que desde 2015 hayan llegado al país cerca de millón y medio de solicitantes de asilo.

"Nadie en la CSU está interesado en derrocar a la canciller, disolver el grupo parlamentario CDU/CSU o disolver la coalición. Queremos lograr por fin una solución sostenible para el rechazo de los refugiados en nuestras fronteras", declaró Seehofer al dominical Bild am Sonntag.

Desde la CSU cierran filas en torno a su líder. "No podemos seguir esperando solamente una solución europea, sino que debemos volver a aplicar también la legislación europea y alemana existente. Esto incluye rechazos en la frontera alemana", ha apuntado Dobrindt en declaraciones al mismo diario al mismo tiempo que reclamó que se subsanen los fallos del sistema para proporcionar protección a quienes realmente la necesitan. "Y rechazar y repatriar a aquellos que no tienen derecho a ayuda", ha apostillado.

"No buscamos un conflicto dentro de la Unión", declaró por su parte el ministro regional de Interior de Baviera, Joachim Herrmann, al dominical alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung. "Pero la expectativa de los ciudadanos con respecto al ministro de Interior de Alemania es que actúe de manera consecuente ahora", ha añadido.

"Sólo queremos volver a aplicar la legislación europea", ha insistido el político de Baviera, principal puerta de entrada de los refugiados al país y donde en octubre se celebran elecciones. Herrmann se refiere al Acuerdo de Dublín, por el que los migrantes deben solicitar asilo en el primer país europeo que pisen.

A continuación