Merkel gana las elecciones, pero tiene ante sí un gobierno casi imposible

La canciller alemana logra ser la más votada en las elecciones, pero con un resultado pobre. La extrema derecha entra en el parlamento con fuerza.

LD/Agencias

Los resultados parciales de los comicios generales de este domingo en Alemania confirmaron la victoria del bloque conservador de la canciller Angela Merkel, con clara ventaja sobre sus rivales socialdemócratas que han logrado el peor resultado de su historia, mientras que la derecha dura de Alternativa para Alemania (AfD) quedó en tercer lugar entrando con fuerza en el Bundestag.

Según datos de la Comisión Electoral, escrutados 285 de los 299 distritos del país, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller y su hermanada Unión Socialcristiana bávara (CSU) obtuvieron un 33,1%, una caída de más ocho puntos con respecto a las elecciones de 2013 y su segundo peor resultado tras el 31% de 1949.

El Partido Socialdemócrata (SPD), liderado por Martin Schulz, cayó al 20,5%, más de cinco puntos por debajo de las anteriores generales, y encajó así el récord absoluto a la baja de la historia de la formación.

AFD, que en los comicios de 2013 no logró el acceso al Bundestag al quedar unas décimas por debajo del mínimo necesario del 5%, se alzó ahora con el 12,7%.

El Partido Liberal (FDP), formación bisagra tradicional en Alemania que en las anteriores generales tampoco superó el listón mínimo por unas décimas, regresará al Bundestag con un 10,8%. La Izquierda obtuvo ahora un 9,2%, medio punto más que en 2013, mientras que Los Verdes se quedaron en el 8,9%, asimismo un ascenso del 0,5% respecto a los anteriores comicios.

Estos resultados aún parciales confirman con pocas variaciones las proyecciones de voto difundidas al cierre de los locales por las televisiones públicas y hacen matemáticamente posible una reedición de la gran coalición entre CDU/CSU y SPD. Sin embargo, Schulz ha rechazado esa posibilidad y ha afirmado que su partido no participará en ninguna negociación y pasará a la oposición.

La única opción para Merkel es una alianza a tres bandas con los liberales del FDP y Los Verdes, una alianza inédita a escala federal y que se antoja extremadamente compleja. Es la que ya ha sido bautizada popularmente como "coalición Jamaica", en alusión a los tres colores con que se identifican estos partidos –negro para la CDU, amarillo para liberales y verde para los ecopacifistas–, los mismos que la bandera de ese país.

Merkel descartó de antemano toda colaboración con La Izquierda y con AfD, primera formación del espectro ultraderechista que ingresa en el Bundestag desde los años 50.

A continuación