Play

Un misil ruso lanzado contra un viejo satélite pone en peligro la Estación Espacial Internacional

Moscú lanzó el proyectil para eliminar un antiguo satélite y acabó provocando la evacuación de siete astronautas.

LD/Agencias

Este lunes Moscú ordenaba el lanzamiento de un misil al espacio con un objetivo: eliminar uno de sus viejos satélites, que dejó de funcionar hace años. Sin embargo, la destrucción tuvo unas consecuencias inesperadas para los rusos. El aparato explotó en miles de pedazos, más de 1.500 piezas de residuos orbitales rastreables, generando lo que se conoce como basura espacial.

Por si fuera poco, la lluvia de desperdicios ha afectado a la Estación Espacial Internacional. Ante la alarma, los 7 astronautas que allí viven han tenido que refugiarse en dos cápsulas de su interior. Desde Rusia restan importancia al incidente pero, según los expertos, la basura podría seguir orbitando durante al menos 100 años más.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia admitió que efectuó el lunes una prueba con un misil antisatélite y llamó "hipócrita" a EEUU, que acusó a Moscú de haber puesto en peligro a la tripulación de la Estación Espacial Internacional (EEI) por la basura espacial generada.

"En concreto, el 15 de noviembre de este año el Ministerio de Defensa ruso realizó con éxito una prueba, como resultado de lo cual el aparato espacial ruso inoperante "Tselina-D", que había estado en órbita desde 1982, fue alcanzado", señaló la entidad en un comunicado.

"Estados Unidos sabe con certeza que los fragmentos resultantes, en términos del tiempo que duró la prueba y los parámetros orbitales no representaron ni representarán una amenaza para las estaciones orbitales, los aparatos y las actividades espaciales", añadió.

moscu-mjg.jpgRusia

EEUU acusa a Rusia de poner en peligro estación espacial

El Departamento de Estado de EEUU acusó a Rusia de haber actuado de forma "peligrosa e irresponsable" con una prueba militar con un misil anti-satélite que puso "en riesgo" a los astronautas en la Estación Espacial Internacional (EEI) por la basura espacial generada.

Así lo indicó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en una conferencia de prensa en la que confirmó el ensayo militar por parte de Moscú en el que destruyó uno de sus satélites.

"El comportamiento peligroso e irresponsable de Rusia pone en peligro la seguridad del espacio exterior y claramente demuestra que las declaraciones de Rusia en contra del uso de armas en el espacio son falsas e hipócritas", afirmó el funcionario estadounidense.

Price aseguró que la explosión del satélite ruso ha generado más de "1.500 restos espaciales identificables" y cientos de miles más de pequeño tamaño. "Esta prueba aumenta de manera significativa el riesgo de astronautas y cosmonautas de la EEI, así como otras actividades espaciales humanas", sostuvo.

Actualmente, hay siete astronautas en la EEI, los estadounidenses Mark Vande Hei, Raja Chari, Thomas Marshburn y Kayla Barron; junto con los rusos Anton Shkaplerov y Pyotr Dubrov, y el alemán Matthias Maurer de la Agencia Europea Espacial.

El ensayo militar, no informado por Rusia, se produce en un momento de crecientes tensiones entre Moscú y Washington por la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania, donde según el gobierno ucraniano hay cerca 90.000 soldados rusos.

sede-otan-nato-bruselas.jpgEscudo antimisiles

La OTAN critica "temeraria" prueba rusa con misil

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró este martes un "acto temerario" la prueba efectuada por Rusia con un misil antisatélite que generó "desechos peligrosos" que pusieron "en riesgo" a la Estación Espacial Internacional.

"Nos ha informado Estados Unidos sobre el test ruso antisatélites que destruyó un satélite como parte de una prueba. Esto ha creado muchos desechos que suponen ahora un riesgo para la Estación Espacial Internacional y también para la Estación Espacial China", explicó Stoltenberg a la prensa a su llegada a una reunión con los ministros de Defensa de la Unión Europea.

En su opinión, se trató de "un acto temerario de Rusia", al "haber derribado y destruido un satélite como parte de una prueba de un sistema de armas antisatélites".

A continuación