Un miembro del Partido Comunista Chino revela cómo están infiltrados en Occidente: "Tenemos gente en lo más alto"

Dongsheng confiesa que lo que no consigue con un fajo de billetes lo logra con dos: "Soy bueno engañando a occidentales".

Elena Berberana

Las últimas fricciones de la Administración Biden con el gobierno chino han sido puestas en tela de juicio por varios analistas y medios americanos que han vuelto a poner en circulación en Twitter un revelador vídeo de un miembro del Partido Comunista Chino (PCCh). En el documento audiovisual, el trabajador del PCCh afirma que la familia Biden, padre e hijo, Hunter Biden, "está comprometida" con los intereses de China. Como consecuencia, la tensión que parece haber entre Biden y Jinping se trataría nada más que de una escenificación, una mera pantomima que no responde a lo que se cuece entre bambalinas, según se muestra en el vídeo. Y aún hay más, el servidor del PCCh llega a explicar cómo se han infiltrado a lo largo de los últimos cuarenta años en Occidente. Veamos.

La conferencia, que se había publicado originalmente en Weibo y China eliminó rápidamente de todas sus redes sociales, fue reproducida por la cadena Fox News, en el programa de Tucker Carson, y posteriormente subida por diferentes canales a Youtube. En ella, Di Dongsheng, profesor y asociado de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Renmin en Pekín, expone en su discurso del 28 de noviembre en Shangai, en una televisión de China, cómo tienen a agentes al servicio del Partido Comunista Chino en los círculos más altos de poder occidentales, sobre todo en Estados Unidos, y cómo compra el Partido voluntades en las élites políticas y empresariales. Incluso, en algunos momentos, público y orador se ríen durante el programa, por la facilidad que existe a la hora de manipular administraciones como la de Obama.

"Viejos amigos de China"

Como ejemplo de este logro de los agentes comunistas, Di Dongsheng cuenta una historia , un relato que merece la pena reproducir:

"Trump libró una guerra comercial con nosotros. ¿Por qué no podíamos manejarlo? ¿Por qué entre 1992 y 2016 siempre resolvimos los problemas con Estados Unidos? ¿Se dieron cuenta? Todas las crisis, el incidente Yinhe, o el bombardeo de la Embajada o el incidente de la isla Hainan.. Todo fue resuelto rápidamente en no más de dos meses", espeta el docente chino dirigiéndose al público. Y prosigue: "Pues ahora voy a soltar la bomba: esto fue posible porque teníamos gente allí arriba, me refiero al círculo central del poder en Estados Unidos, tenemos "viejos amigos", comenta Di Dongsheng refiriéndose a trabajadores del PCCh infiltrados.

"Como estamos en conexión en directo y nos están viendo millones de personas, no puedo dar todos los detalles", informa con cautela el pekinés. "Pero les diré lo que pasó en 2015, antes de que el presidente Xi (Xi Jinping) visitara los Estados Unidos. Se iba a presentar el nuevo libro de Xi Jinping La gobernanza de China. La conferencia de prensa sobre el lanzamiento de la primera edición en inglés del libro se hizo en los EEUU. Antes de su llegada, y para darle impulso y promoción al evento, el Partido pensó, ¿quién hará este trabajo? Ellos pensaron en mí, porque soy muy bueno engañando a los occidentales, porque vieron cómo les estafé, por eso, pensaron que yo era muy efectivo", explica el profesor con sorna y jactándose de "su trabajo" en Occidente.

xi-jinping.jpg
Libro de Xi Jinping "The Governance of China"

Su relato continúa. "Entonces, me dijeron (el PCCh) que yo sería el anfitrión en EEUU para presentar el libro de Xi y me encargaría de los preparativos. Los americanos nos dieron un lugar, fue una librería ubicada en la avenida Connecticut, en Washington. Fuimos a hacer la reserva. Todos saben que la manera de trabajo occidental es diferente, tuve poco tiempo para reservar el lugar. Fue muy problemático. El dueño del lugar me dijo arrogantemente: "Lo siento, no puedo hacerlo", detalla el agente chino.

"Soy bueno engañando a occidentales"

Seguidamente, Di Dongsheng pasa a señalar sin tapujos cómo procede en caso de que se presenten obstáculos. "Le pregunté al jefe de la librería: ¿Qué autor reservó el lugar para ese periodo de tiempo? Me respondió, ¿para qué?, y le contesté: Bajo el cielo no hay nada que no se pueda resolver con dólares estadounidenses, si no puedo resolverlo con un fajo, le doy dos. Por supuesto, ese es mi estilo de "trabajo". (Toda la sala ríe).

El miembro del PCCh indica que el dueño de la librería le dijo que "él tenía principios", por lo que no iba a acceder a su chantaje. "El tipo era muy pretencioso y arrogante. Más tarde oí que era un demócrata. Aunque era un demócrata también era periodista en Asia, así que tiene algunas opiniones sobre nuestro Partido y se negó a cooperar nosotros. Yo pensé que esto no se iba a resolver, así que elevamos el problema a altos funcionarios. El resultado fue que uno de los subdirectores de nuestra unidad, quien era el orador principal me llamó, y me comentó: "Va todo según lo planeado. Un alto funcionario se citará contigo. Cuando llegué me encontré a una señora mayor con una gran nariz, una judía simplemente por su aspecto. Me dio una tarjeta personal y me dijo su nombre, no voy a revelarlo. Ella me habló en mandarín de una forma fluida, con el dialecto de Pekín. Me sorprendió, le dije: "Hablas mandarín mejor yo". Me contestó: "No solo hablo mandarín, sino que también tengo la ciudadanía china". Como todos saben, ellos no pueden tener la ciudadanía extranjera, ¿no es así?", pregunta el docente chino, en relación a la prohibición del Partido Comunista Chino a tener doble ciudadanía.

"Era muy poco probable que las ancianas como ella abandonen su ciudadanía americana e israelí para conseguir la ciudadanía china. De repente, me di cuenta de que ella era una de las "viejas amigas de los pueblos chinos", argumenta Di Dongsheng. Hay que tener en cuenta que usan el término "viejo amigo de pueblos chinos" para saber que están ante un agente del PCCh.

"No solo tengo la ciudadanía china, sino que también poseo el documento de identidad de Pekín. Tengo una casa antigua en la calle Zhangan, pásate a tomar té cuando vuelvas a Pekín. Si tienes algún problema aquí en EEUU, házmelo saber, que lo tengo todo cubierto", le indicó la misteriosa mujer, según describe el profesor chino.

Finalmente, se salieron con la suya. "El señor de la librería muy enfadado se puso a ordenar mesas y sillas para la presentación del libro de Xi. Le pregunté a la anciana que cómo lo había convencido. Ella me comentó: "He razonado con él". Se refería a una famosa frase de la película de El Padrino. Cuando le cortan la cabeza de un caballo y lo meten en la cama de alguien. Y ¿saben quién es ella?, y, ¿por qué ha estado viviendo en China durante 30 años y por qué tenía ese acento perfecto? Pues, ¿recuerdan la gran institución de Wall Street mencionada antes? Ella es la presidenta de sus operaciones en Asia. No puedo decir más sin ser políticamente incorrecto, aplaudan, aplaudan si quieren", ríe Di Dongsheng mientras recibe una gran ovación de los espectadores chinos en la sala.

"Durante los últimos treinta y cuarenta años hemos aprovechado el círculo central de poder en América. Como dije, desde 1970 Wall Street tuvo una influencia muy profunda en América, sobre los asuntos internos y externos. Solíamos depender mucho de él. Pero el problema es que Wall Street perdió peso después de 2008, y lo más importante es que, después de 2016, Wall Street no pudo controlar a Trump, fue poco manejable. Hubo un leve incumplimiento de contrato con ellos, por eso tuvieron conflictos. En la guerra comercial entre EEUU y China, ellos (Wall Street) trataron de ayudarnos. Mis amigos de Wall Street me cuentan que así fue, pero que no pudieron con Trump. Ahora, con Biden ganando las elecciones (risas de Di Dongsheng y el público), las élites tradicionales, las élites políticas y el establishment volverán a estar con Wall Street", ( y con sus "viejos amigos").

Por último, Di Dongsheng se viene arriba en el escenario y termina diciendo: "Todos han oído que Trump confirmó que el hijo de Biden (Hunter Biden) tiene compañías de valores y negocios en todo el mundo. Pero, ¿quién ayudó al hijo de Biden a construir sus compañías globales? ¿Quiénes creen ustedes?", el público vuelve a reír y aplaude con fervor a Di Dongsheng, mientras el profesor chino se pasea por el escenario saludando triunfante.

A continuación