Las televisiones de EEUU cortan a Trump en plena rueda de prensa y le acusan de mentir

No sólo Twitter boicotea a Donald Trump. Las principales televisiones de EEUU han cortado el discurso del presidente. Fox duda de sus palabras.

LD/Agencias

Algunas de las principales emisoras de televisión de Estados Unidos, como ABC, CBS y NBC, cortaron al unísono el discurso del presidente Donald Trump en horario de máxima audiencia, mientras Fox News, la referencia informativa del Partido Republicano, ponía en duda las acusaciones de Trump e insistían en que no habían visto ninguna evidencia.

"No hemos visto nada que constituya un fraude o un abuso del sistema", decía el corresponsal de la Casa Blanca para Fox News, John Roberts, en directo desde la misma sala de prensa en la que segundos antes habló el presidente.

En el plató de informativos, en Nueva York, los presentadores repetían una y otra vez. "No hemos visto ninguna prueba".

Horas después, en los programas de opinión nocturnos, la presentadora de Fox News Laura Ingraham daba un giro de 180 grados y cuestionaba en un editorial que se contabilizara el voto por correo al afirmar que "EEUU debería conocer al ganador la noche de las elecciones o la siguiente mañana".

La misma emisora, el canal informativo de pago más visto, asumió una gran tensión la noche electoral del martes tras declarar al rival de Trump, el demócrata Joe Biden, ganador de Arizona antes de que lo hayan hecho otros medios.

Tres grandes cadenas cortan a Trump

Mientras, las tres grandes emisoras en abierto —ABC, CBS y NBC— cortaron y desmintieron con contundencia el discurso de Trump en pleno directo.

"Tenemos que interrumpir a Trump porque el presidente ha hecho una serie de afirmaciones falsas", decía en directo el periodista Lester Holt, presentador de NBC Nightly News, uno de los tres informativos más seguidos de la televisión en abierto.

Lo mismo hacía David Muir, el conductor del informativo más seguido del país con 8 millones de espectadores diarios, el ABC World News Tonight. "Simplemente no se ha presentado prueba en ninguno de estos estados de que existan votos ilegales", decía.

A continuación, el periodista explicaba que por la pandemia del coronavirus el voto por correo había aumentado rompiendo récords, más de 100 millones de estadounidenses votaron anticipadamente, y eso prolongaba el escrutinio.

Más contundentes fueron los servicios informativos de la radio pública estadounidense, la NPR, al señalar que "Trump de nuevo reclamó falsamente la victoria en las elecciones de 2020. No ha ganado. Los votos se siguen contando".

El enfrentamiento de Trump con los medios de comunicación es conocido y ha sido una constante durante todo su mandato. El mainstream norteamericano que controla los medios de comunicación son rabiosamente contrarios al presidente.

Así se ha demostrado esta pasada noche en la que todos los medios de comunicación han salido a decir que Trump miente al denunciar que se estén contando votos ilegales.

La justicia en Georgia y Michigan también ha desestimado las primeras demandas interpuestas por Trump. Sin embargo en Pensilvania le han dado la razón y han obligado a los encargados de contar los votos que dejen a los observadores republicanos que se acerquen para poder ver las papeletas.

A continuación