Demoledor adiós de una editora del 'NYT' que denuncia que el periódico está en manos de "unos pocos iluminados"

Bari Weiss lamenta que Twitter se haya "convertido" en el "último editor" del periódico y denuncia la "atmósfera intolerante" progre.

Libertad Digital

La periodista Bari Weiss ha anunciado en una carta que deja sus cargos en The New York Times –donde era editora de Opinión y columnista– debido a la "atmósfera intolerante" y al clima de acoso por parte de sus compañeros hacia las firmas más conservadoras o centristas.

En la misiva, colgada en su web personal, cuenta que llegó al NYT hace tres años "con el objetivo de traer voces que, de otro modo, no aparecerían en sus páginas: escritores noveles, centristas, conservadores y otros que, naturalmente, no pensarían en The Times como su hogar". Alaba al anterior jefe de Opinión del periódico, James Bennet, quien renunció al cargo a principios de junio después del huracán de críticas recibidas por publicar, el 3 del mismo mes, una columna del senador republicano Tom Cotton, titulada "Envíen al ejército", en la que éste pedía una "muestra abrumadora de fuerza para dispersar, detener y, finalmente, disuadir a los infractores de la ley" –debido a la ola de violencia generada tras el asesinato de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis–.

Weiss lamenta que "ha surgido un nuevo consenso en la prensa, pero quizás especialmente en este periódico: que la verdad no es un proceso de descubrimiento colectivo, sino una ortodoxia ya conocida por unos pocos iluminados cuyo trabajo es informar a todos los demás". La excolumnista, que, un día después de que se publicara el artículo de Cotton, denunció en Twitter el enfrentamiento entre la "vieja guardia" y los progres, recuerda que la citada red social "no está en la cabecera" del periódico, pero "se ha convertido en su último editor". "Siempre –continúa– me enseñaron que los periodistas tenían la responsabilidad de escribir el primer borrador de la historia. Ahora, la historia misma es una cosa efímera más moldeada para ajustarse a las necesidades de una narración predeterminada".

Weiss cuenta que la han llamado "nazi" y "racista" en uno de los canales de chat de la empresa, mientras otros empleados "me difaman públicamente como mentirosa y fanática en Twitter sin temor a que su acoso conlleve una acción adecuada. Nunca las hay".

Además, subraya que "la mayoría de las personas" del periódico no son tan sectarias, aunque son "intimidadas" y callan, "quizás, porque creen que el objetivo final es justo", "porque creen que se les otorgará protección si asienten con la cabeza", o "porque hay millones de desempleados en este país y se sienten afortunados de tener un trabajo".

Manifiesto de 150 intelectuales de izquierdas

El pasado martes, unos 150 intelectuales y artistas de izquierdas, entre ellos, Noam Chomsky, Gloria Steinem, Margaret Atwood, JK Rowling y Wynton Marsalis, expresaron en un manifiesto publicado en la revista Harper’s su preocupación por la "intolerancia hacia las perspectivas opuestas, la moda de la humillación pública y el ostracismo" que está ganando fuerza en la progresía estadounidense.

Los firmantes denunciaban que "el libre intercambio de información e ideas, que son el sustento vital de una sociedad liberal, está cada día volviéndose más estrecho. Aunque esperábamos esto de la derecha radical, lo censurador se está extendiendo más ampliamente en nuestra cultura: la intolerancia hacia las perspectivas opuestas, la moda de la humillación pública y el ostracismo, y la tendencia a disolver asuntos complejos de política en una certitud moral cegadora".

A continuación