Trump reconoce oficialmente Jerusalén como "capital de Israel" y trasladará la Embajada

Dice que el cambio a la Ciudad Santa de la delegación diplomática es un paso que "tenía que haberse producido hace tiempo".

LD / Agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles que "es el momento de reconocer oficialmente Jerusalén como capital de Israel", porque considera que supone admitir "lo obvio", y ha anunciado el futuro traslado de la Embajada norteamericana desde Tel Aviv a la Ciudad Santa.

Pese a las advertencias en los últimos días tanto de sus aliados occidentales como árabes, Trump ha comparecido en la Casa Blanca para dar el primer paso para trasladar la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, en el marco de lo que se espera que sea un que llevará años pero cuyos trabajos comenzarán de forma "inmediata".

Una ley estadounidense aprobada en 1995 ya contempla que la legación diplomática debe estar ubicada en Jerusalén. Sin embargo, durante estas dos décadas los sucesivos presidentes han ido prorrogando una exención que plantea aplazar dicho traslado en aras del "interés nacional" --el propio Trump renovó dicha exención en junio de 2017--.

El actual mandatario, que ya prometió en campaña lo que ha terminado anunciado este miércoles, ha recordado que sus predecesores se negaron a aplicar la ley creyendo que era lo mejor y que "perjudicaría a la paz". "Tras más de dos décadas, no estamos cerca de ningún acuerdo", ha apostillado Trump. En este sentido, cree que es momento de cambiar de "fórmula" para lograr "un resultado mejor" y ha dado un paso que, en su opinión, "tenía que haberse dado hace tiempo".

Trump ha asegurado que reconocer Jerusalén como capital implica admitir "lo obvio", aunque al mismo tiempo ha apuntado que este gesto no debería condicionar el "estatus final" sobre la ciudad o en materia de fronteras que cierren israelíes y palestinos en el marco de unas hipotéticas negociaciones. "Esas cuestiones corresponden a las partes implicadas. Estados Unidos sigue comprometido para facilitar un acuerdo de paz que sea aceptado por ambas", ha agregado Trump, acompañado ante los medios por su vicepresidente, Mike Pence.

"Compromiso" con la paz

El gesto no está exento de polémica, en la medida en que tanto israelíes como palestinos reivindican Jerusalén como la capital de su Estado, por lo que podría romper el frágil equilibrio en la zona. Varios líderes árabes han advertido de que el reconocimiento que ultima Trump daría al traste con cualquier posibilidad de paz.

Trump ha aludido a la paz en varios momentos de su alocución y ha reiterado que, a pesar de este giro, su "compromiso" sigue indemne. Para el presidente, todo pasa por que las partes implicadas demuestren su buena voluntad, por lo que ha pedido a los líderes políticos y religiosos de la región que se "unan" a Estados Unidos para "la noble tarea de conseguir una paz duradera".

"Ha llegado la hora de que la paz prevalezca frente a los extremistas, de que todas las naciones civilizadas y todos los pueblos respondan con calma", ha subrayado Trump, que ha llamado también a la "calma" y a la "moderación" para que se imponen "las voces de la tolerancia" frente a las del "odio".

"Que Dios bendiga a Israel, que Dios bendiga a los palestinos y que dios bendiga a Estados Unidos", ha dicho Trump como broche final a un discurso que ha precedido a la firma del texto en el que ha puesto por escrito una de sus iniciativas más controvertidas en materia de política exterior.

A continuación