Unos 30.000 extranjeros se han unido a grupos islamistas en Irak y Siria

Los datos han sido hechos públicos en la Comisión de Interior de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

LD / Agencias

Cerca de 30.000 personas extranjeros, entre ellas más de 250 estadounidenses, han abandonado sus países de origen o residencia para unirse a los grupos islamistas que luchan en Siria e Irak, en la gran mayoría de los casos a las filas de Estado Islámico, según un estudio del Congreso estadounidense que ha sido publicado este martes.

El estudio de seis meses realizado por republicanos y demócratas de la comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes ha denunciado que el Gobierno de Estados Unidos carece de una estrategia para combatir tales viajes y ha reclamado medidas, incluido un mejor sistema para combatir información, dentro del país y con otros países.

La cifra de 30.000 duplica el total estimado de tales combatientes yihadistas hace un año, cuando las autoridades dijeron que unos cien estadounidenses se habían unido o intentado unirse a la lucha en Siria e Irak. Varias decenas de milicianos han regresado de vuelta a Estados Unidos, según el estudio. "Estamos atestiguando la mayor convergencia global de yihadistas en la historia", subraya el informe.

El estudio ha detectado que las autoridades no han conseguido frenar a la mayoría de los estadounidenses que han viajado a unirse a conflictos en el extranjero. También ha detectado que se está dando poca asistencia a las comunidades locales con la capacidad para detectar señales de alarma.

Asimismo, el estudio critica a otros gobiernos, particularmente en Europa, por no adoptar medidas como contrastar la identidad de los viajeros con las listas de vigilancia terrorista o intentar identificar los pasaportes falsificados.

A continuación