Igualdad rectifica y reconoce que su censura de la publicidad de una bodega del Bierzo fue "desproporcionada"

El ministerio de Irene Montero rectifica después de conocer "el contexto" de la imagen de una mujer de espaldas con un bikini de corazones.

Libertad Digital

El Ministerio de Igualdad recula y rectifica. Ya no pide la retirada de una campaña de publicidad una bodega de la comarca leonesa del Bierzo, Encima Wines, por una valla publicitaria se puede ver una imagen del mar Mediterráneo con el dibujo de una mujer de espaldas que luce un bikini de corazones y que, en opinión del ministerio que dirige Irene Montero, era "sexualizar la imagen de la mujer con fines promocionales".

Menos de 24 horas ha tardado en dar marcha atrás Igualdad a la hora de censurar la etiqueta de uno de los vinos blancos más populares de Almázcara Majara, "Demasiado corazón", ahora que conocen el "contexto" de la imagen y sus "diversas interpretaciones".

"Revisando la imagen, siendo una obra de arte de la que caben diversas interpretaciones y tras conocer el contexto de su elaboración y utilización, podemos concluir que el requerimiento realizado pudiera ser desproporcionado", explica el Ministerio en un comunicado.

Precisan que en ningún momento se ha cuestionado el valor artístico de la imagen, ni las diferentes percepciones que genere, sino que se han limitado a trasladar "las quejas ciudadanas" en relación al uso publicitario de la imagen a la entidad emisora de la publicidad.

"Son funciones del Observatorio de la Imagen de las Mujeres, entre otras, la recogida de las quejas ciudadanas y el seguimiento de oficio de los contenidos considerados sexistas", añaden. Y concluyen: "Una vez escuchadas las partes en esta cuestión y conocida la información facilitada por la empresa, rectifica la solicitud de retirada de la campaña publicitaria.

La imagen representa a una mujer de espaldas con un bikini de corazones rojos en una playa del Mediterráneo y es una obra pictórica, como las de los demás vinos del proyecto Almázcara Majara, del artista Josep Moscardó, que este miércoles calificó la polémica de "absurda" y ha defendido que la pintura no tiene ninguna connotación "sexual" sino que es "casi un dibujo de verano infantil".

A continuación