Moncloa presume de que Sánchez entierra la política exterior de Zapatero

Se saca pecho por recuperar unas relaciones dañadas "hace 20 años", cuando Zapatero retiró las tropas.

Rubén Fernández

En apenas cinco días, Pedro Sánchez ha dado un nuevo bandazo en política exterior que cierra de un plumazo la política exterior socialista desde José Luis Rodríguez Zapatero. Nadie en el plano diplomático obvia que las relaciones entre ambos países quedaron dañadas en 2004 cuando, nada más llegar a La Moncloa, ordenó la retirada de tropas españolas de Irak sin acordar ningún plan con EEUU, lo que indignó a Washington.

El propio Zapatero llegó a reconocer que Bush le llamó para asegurar que estaba "muy decepcionado". Una comunicación que se repitió cinco años más tarde, ya con otra administración, cuando el expresidente socialista volvió a retirarse abruptamente de otro país: Kosovo. En esa ocasión, el por entonces vicepresidente de Obama, Joe Biden, se lo recriminó a La Moncloa tal y como quedó reflejado en cables de Wikileaks.

"20 años de desencuentros"

A la política de Zapatero le siguieron gestos que acabaron por indignar a Demócratas y Republicanos por igual, como el no levantarse ante la bandera de EEUU durante un desfile militar en la Castellana. Desde ese momento, España fue visto como un país poco fiable y cuya política exterior se supeditaba a los cambios de Gobierno.

Hasta que este martes, Sánchez acordó con Biden aumentar la capacidad de la base de Rota para incluir a otros dos destructores. Los puntos firmados iban más allá y el inquilino de La Moncloa se descubría como un atlantista nato, al recuperar y renovar un acuerdo del año 2021, firmado entre Aznar y Bush. Un giro radical que en La Moncloa celebran porque se pone fin a "20 años de desencuentros". Unos choques que, aunque no lo digan explícitamente, comenzaron con Zapatero.

biden-sanchez-comparecen.jpgSánchez renueva con Biden un acuerdo de Aznar y Bush a espaldas de Podemos

En el entorno del presidente no ahorran en calificativos para hablar "de acuerdo histórico" y que España "vuelve a una relación estratégica" con Washington. "No fue un encuentro más", añaden fuentes conocedoras de la reunión. La otra prueba de cómo Sánchez ha enterrado la política de Zapatero se veía también en la cumbre de la OTAN cuando este jueves tenía un encuentro bilateral con el presidente turco, Recep Tayik Erdogan.

Adiós a la Alianza de Civilizaciones

Ankara se convirtió, durante en los años del zapaterismo, en un aliado incondicional para la llamada "Alianza de Civilizaciones". Erdogan era puesto como ejemplo por parte de Zapatero, quien reivindicaba su "talante" de "islamista moderado" y demócrata. Casi veinte años después, y con el presidente turco consolidado como un autócrata, Sánchez ha tenido un breve encuentro bilateral en IFEMA .

Durante el comunicado difundido por La Moncloa, se mencionaba el agradecimiento de Sánchez por desbloquear el proceso de adhesión de Suecia y Finlandia. Incluso se citaba a Turquía como "un actor y socio clave en materia de seguridad y mediación" pero no había ni una sola alusión a la Alianza de Civilizaciones que quisieron impulsar Erdogan y Zapatero. Otra prueba más de cómo Sánchez ha enterrado la política exterior de Zapatero.

A continuación