Play

Sánchez acuerda con los obispos que la Iglesia devuelva 1.000 bienes inmatriculados que "no le pertenecían"

Sánchez y Omella acuerdan que estos bienes inmatriculados pasen a sus propietarios. Se trata de un primer acuerdo al que le podría seguir el IBI

Rubén Fernández

La Iglesia devolverá 1.000 bienes que inmatriculó pese a que no le pertenecían. Este acuerdo ha surgido tras una reunión entre Pedro Sánchez y el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella. El presidente del Gobierno se ha desplazado a la sede de los obispos, en la calle Añastro, donde ha celebrado una reunión.

Se trata del segundo encuentro del Ejecutivo en menos de una semana. El martes, Félix Bolaños estuvo charlando con Omella y se habló de este asunto pero el Ejecutivo no quiso dar más datos. Sólo que se había avanzando inmatriculaciones de la Iglesia y en las explicaciones en los abusos sexuales en el seno de la Santa Sede.

En el Ejecutivo afirman que se trata de un primer acuerdo al que le podían seguir otros. Desde hace meses el Gobierno llevaba negociando con la Iglesia en la comisión de inmatriculaciones, el régimen tributario y la situación de la Obra Pía de Roma. La Conferencia Episcopal había entregado un listado de bienes inmatriculados entre 1998 y 2015 y que ascenderían a 35.000. La aspiración de los socialistas es que la Iglesia llegue a pagar el IBI de los inmuebles no destinados al culto.

Mil inmuebles

A la escueta nota del Ejecutivo se sumaba las explicaciones más detalladas desde Ferraz. "Cerca de mil inmmuebles, los que la Iglesia recalca que no son de su titularidad, que habían inmatriculado de manera incorrecta y que ahora pasa la posibilidad de que sean requeridos por sus legítimos propietarios o que los Ayuntamientos pueden investigar de quién se trata", aseguraba el portavoz de la Ejecutiva, Felipe Sicilia

"Es un buen acuerdo. La Iglesia ha posibilitado que se haya inventariado los bienes", añadía . "El Gobierno se sienta habla, dialoga y llega a acuerdos con la Conferencia Episcopal", remataba el portavoz socialista antes de recordar que en las últimas semanas habían firmado pactos con la patronal o los sindicatos. "Con los únicos que no podemos negociar es con el PP", remachaba.

A continuación