Play

Vox aspira a entrar en el gobierno de Castilla y León: "Será la primera vez que el PP se enfrente a la realidad"

El partido aprovecha la decisión de Mañueco para presionar a Juanma Moreno en Andalucía.

Maite Loureiro

El adelanto de las elecciones en Castilla y León brinda a Vox la oportunidad de poner en práctica su estrategia de influir realmente en la política entrando, por primera vez, en un gobierno autonómico, a pesar de la negativa del PP que mantiene su aspiración de "gobernar en solitario".

Después de renunciar a pedir entrar en Madrid por la aplastante mayoría que obtuvo Isabel Díaz Ayuso, que sumó más escaños que toda la izquierda junta, los de Abascal decidieron no volver a ceder sus votos al PP de forma gratuita, conscientes de que "los papelitos no sirven para nada", según reconocieron fuentes de la dirección nacional a Libertad Digital, en referencia a los acuerdos de investidura que firmaron tras las elecciones autonómicas y municipales, ante los que se sintieron traicionados.

"En Castilla y León será la primera vez que el PP se enfrente a la realidad: o confirma lo que parece ser una voluntad de gobernar con el PSOE o confirma que quiere formar parte de la alternativa social y patriótica que representa Vox", ha advertido el vicepresidente político, Jorge Buxadé, en una rueda de prensa esta mañana, confirmando su intención de reclamar formar parte del gobierno de la comunidad si dan los números.

Constatada la descomposición de Cs, Vox aspira a convertirse en la llave de gobierno en esta comunidad, al igual que en Andalucía, Murcia o a nivel nacional. El partido apenas tiene un escaño en el parlamento de Castilla y León, ocupado por la diputada Fátima Pinacho, lo que le da un amplio margen de mejora de cara a los comicios del próximo 13 de febrero.

"Vamos a estar en todas las calles, plazas, barrios y ciudades de Castilla y León", ha advertido Buxadé, asegurando que "están preparados" para los comicios. "Con toda seguridad, dentro de unos poquitos meses tendremos la oportunidad de ver un nuevo dibujo en el parlamento de Castilla y León", ha defendido.

Vox todavía no ha dado a conocer quién será su candidato en esta comunidad, aunque podría optar por hacer como en el País Vasco o Galicia cuando, ante la falta de un perfil conocido, optó por presentar candidaturas provinciales sin designar a un aspirante autonómico. La carga entonces de la campaña la asumió Santiago Abascal.

Más presión en Andalucía

La convocatoria electoral permite a Vox elevar la presión sobre el presidente andaluz, Juanma Moreno, al que reclaman desde hace meses que convoque comicios en Andalucía. Aunque el popular se mantiene firme en su decisión de alargar al máximo la legislatura, el cerco se estrecha cada vez más.

Rota la confianza entre PP y Cs en Murcia, Madrid y Castilla y León, ya sólo Andalucía se mantiene como último bastión de los gobiernos que ambos partidos conformaron tras las elecciones autonómicas. Una situación que genera cada vez más presión sobre Juanma Moreno, incapaz de sacar adelante sus presupuestos por la retirada del apoyo de Vox.

"PP y Cs toman sus decisiones pensando exclusivamente en sus intereses electorales, nosotros pensamos en los intereses de los españoles y por eso le pedimos a Juanma Moreno que convoque elecciones ya", ha dicho Jorge Buxadé, que ha criticado el momento elegido para adelantar comicios en Castilla y León en plena sexta ola del coronavirus y cuando los gobiernos del PP, salvo en Madrid, abogan por imponer restricciones.

Este lunes ha entrado en vigor el pasaporte covid en Andalucía, contra el que Vox ya ha anunciado un recurso ante el Tribunal Constitucional por considerarlo una "medida restrictiva de derechos fundamentales" que limita la libre circulación y "no protege a vacunados ni a no vacunados".

A continuación