La guerra contra Ayuso sigue castigando al PP y aúpa a Vox, según una encuesta

El último sondeo de Hamalgama Métrica confirma la tendencia al alza de los de Abascal y otorga la mayoría absoluta al bloque de la derecha.

Libertad Digital

La crisis desatada en el PP a raíz de la guerra contra Isabel Díaz Ayuso sigue pasando factura a Pablo Casado y beneficiando a Santiago Abascal Así se desprende del último sondeo de Hamalgama Métrica publicado por Vozpópuli, que revela que, si hoy se celebrasen elecciones, Vox lograría 57 escaños, cinco más que en los últimos comicios. Concretamente, se estima que obtendría 3.900.782 votos (16,3%), por lo que seguiría siendo imprescindible para que el PP llegase a La Moncloa.

En cuanto a los populares, la encuesta realizada entre el 2 y el 9 de diciembre les concede 6.724.661 apoyos (28,1%), lo que se traduciría en 118 diputados, 29 más que hace dos años. Sin embargo, es la comparación de estos resultados con los obtenidos en las anteriores encuestas de Hamalgama Métrica la que revela una tendencia a la baja, ya que hace dos meses había anotado 121 y el mes pasado 120.

Al igual que el PP, el PSOE también sigue perdiendo peso y, por primera vez, Pedro Sánchez se situaría por debajo de los 100 diputados. En total, los socialistas lograrían 6.150.312 votos (25,7%) y 99 escaños. Es decir, 21 menos que en las últimas elecciones generales y cuatro menos que los estimados el pasado mes de octubre.

La mayoría absoluta

En este escenario, la suma de PP y Vox daría como resultado 175 escaños, tan solo uno menos de la mayoría absoluta. Sin embargo, Pablo Casado podría alcanzarla gracias Navarra Suma (NA+), formación que sigue manteniendo los dos diputados que logró el 10-N.

Así las cosas, el bloque de la derecha no necesitaría a Ciudadanos, que únicamente lograría el 2,9% de los votos. Los 10 escaños que la formación naranja cosechó en los últimos comicios se reducirían a uno, por lo que sólo la propia Inés Arrimadas entraría en el Congreso de los Diputados.

La izquierda no suma

El panorama que dibuja Hamalgama Métrica apenas deja margen a la izquierda para llegar a los 176 diputados que necesitan para mantenerse en el poder. Si el PSOE pierde 641.887 votos y se queda en los 99 escaños, Unidas Podemos se deja por el camino 678.384 votantes y se estanca en los 26 diputados, nueve menos que los obtenidos el pasado 10-N con Pablo Iglesias aún como líder. Una parte de esos votos perdidos irían a parar a Más País, que lograría tres diputados más que en 2019 y se quedaría en cinco. Sin embargo, el partido presidido por Íñigo Errejón no alcanzaría el 3% de los votos.

ERC, PNV, EH Bildu y la CUP mantienen los escaños que obtuvieron el 10-N al alcanzar 13, seis, cinco y dos diputados, respectivamente. No obstante, los de Gabriel Rufián experimentarían una caída de 85.130 votos en comparación con el 10-N. JxCat pasaría de ocho a nueve diputados y el BNG, de uno a dos. Compromís, Teruel Existe y PRC vuelven a alcanzar un escaño cada uno y CC-NC se quedaría con dos.

La suma de los resultados obtenidos por PSOE y Unidas Podemos y el resto de los partidos que votaron a favor de la investidura de Sánchez en 2019 (PNV, Más País, Compromís, Teruel Existe, BNG y NC) sería de 141 escaños. Si ERC y EH Bildu pasasen de la abstención al sí, los apoyos a Sánchez se elevarían a 159, aun así, muy lejos del bloque de la derecha.

Trasvase de votos y abstención

Según la encuesta elaborada para Vozpópuli, un 52,35% de los votos que hoy van a parar al PP procede de votantes de Ciudadanos en 10-N, un 9,22% de Vox y el 5,80% del PSOE. Además, la mayoría de nuevos votantes y de los que se abstuvieron en 2019 se decantarían por la formación de Pablo Casado. En total, un 36,91% de votos procede de este grupo.

En cuanto a Vox, buena parte de sus nuevos votantes proceden de Ciudadanos, concretamente el 10,73%. Un 5,96% vendrían del PP y un 1,16%, del PSOE. Por último, según este sondeo, un 7,61% de los apoyos a Santi Abascal vendría de nuevos votantes y abstencionistas.

En el bloque de la izquierda, el PSOE se nutriría de un 5,39% de votos de la formación morada y un 0,36% de Ciudadanos. El 27,17% serían nuevos votantes y personas que se abstuvieron el 10-N. En el caso de Unidas Podemos y sus confluencias, un 2,40% vendrían del socialismo y un 6,22% de nuevos votantes y antiguos abstencionistas. Por otro lado, según Hamalgama Métrica, si hoy se celebrasen elecciones, la mayor parte de la abstención tendría su origen en personas que votaron a PSOE y a Unidas Podemos el pasado 10-N.

A continuación