El nuevo líder del PSE: partidario de pactar con Bildu y detractor acérrimo de Felipe González

Eneko Andueza no descarta pactar con Bildu para gobernar el País Vasco. Pedro Sánchez asiste al Congreso del PSE.

Rubén Fernández

Los días de vino y rosa del PNV podrían acabar en 2023 y acabar de asestarle el golpe definitivo en 2024. Los nacionalistas vascos consiguieron en 2015 su cuota más alta de poder y, desde entonces, no lo han dejado. Las dos capitales vascas que se les resistían, San Sebastián y Vitoria, pasaron a manos de los herederos de Sabino Arana. Su poder, casi omnímodo, pasó a controlar también las tres Juntas Generales vascas y, salvo el breve periodo de Patxi López, el Gobierno vasco es suyo desde Carlos Garaoikoetxea.

Sin embargo, en la sala de máquinas han aparecido las primeras grietas. Sus más fieles aliados, con los que gobiernan en coalición, han elegido como secretario general del PSE a un guipuzcoano partidario de pactar con Bildu. Sólo les pone una condición: "que condenen el terrorismo".

Eneko Andueza (Éibar, 1942) , hasta ahora portavoz del PSE en el Parlamento vasco, habla de "un tiempo nuevo" en el partido y no esconde que quiere "explorar" pactos "con otros". Aunque habla con cautela porque, en alusión al PNV, dice que si vieran "en riesgo" el Gobierno vasco, Sabin Etxea no "perdería mucho el tiempo en tirarse a los brazos de EH Bildu".

El nuevo líder de los socialistas vascos es crítico con el PNV y apuesta por marcar "perfil propio". En cambio, con Podemos, no tiene ningún reproche. Reconoce que la relación es muy buena y que "ha mejorado desde que gobiernan en Madrid".

La primera prueba de fuego serán las municipales de 2023. En ese momento se podrían ver los primeros gobiernos de coalición Bildu-PSE- Elkarrekin Podemos. En palabras de Andueza: "El tiempo nos dirá de si estamos preparados o no para cosas mayores", es decir, para gobernar con los proetarras después de las autonómicas de 2024.

Contra Felipe González

A la puesta de largo de Andueza asistirán Pedro Sánchez y tres ministros (Isabel Rodríguez, José Manuel Albares y Diana Morant). La plana mayor del PSOE arropando al sucesor de Idoia Mendía, a la que ya han colocado en la Ejecutiva Federal. Su nombramiento, auspiciado por el aparato sanchista, fue respaldado de manera abrumadora hace unas semanas en unas primarias en las que el 95% de los votos fueron para Andueza.

Quien no asistirá nunca a un acto de Andueza será Felipe González. El nuevo secretario general del PSE no ha ocultado la animadversión que siente por el expresidente. Incluso ha pedido que lo expulsen del partido: "Tienen que decirle basta". Andueza va más allá y es partidario de reabrir las investigaciones sobre la guerra sucia contra ETA: "La historia de los GAL me parece repugnante y si mi partido ha tenido algo que ver, que lo pague quien lo ha hecho. Se lo debemos a las víctimas", afirmó en una entrevista en Radio Euskadi.

Andueza cree que hay que "esclarecer estas cuestiones en los tribunales". Mientras repite que el expresidente del Gobierno entre 1982 y 1996 "está conceptualmente y como militante muy lejos del Partido Socialista actual".

Los toros, desde la izquierda

Eneko Andueza tiene una afición nada indisimulada que le enfrenta con Bildu y Podemos. Quizás la cuestión personal que más les distancia: es taurino.

El nuevo secretario general de los socialistas vascos participa en tertulias taurina e incluso ha escrito un libro: Los toros, desde la izquierda. En él defiende que la "tauromaquia es una parte importante de su vida". "Para mí, es una forma de ser, una filosofía, una manera de entender la existencia al hilo de unos principios y valores muy concretos", añade Andueza.

Para demostrar que la fiesta nacional no es "sólo de la derecha" en su contraportada pone una foto del Ché Guevara en Las Ventas. Toda una declaración de intenciones. Ahora, Andueza, se enfrenta a su morlaco más difícil: hacernos creer que va a torear a Bildu y no que él va a ser el toreado.

A continuación