Los mandos de la CUP se aburren y planean una "plataforma para la insurrección popular"

Envían un documento a sus militantes con propuestas para recuperar la tensión en las calles y provocar inestabilidad institucional.

Pablo Planas (Barcelona)

Los dirigentes del conglomerado antisistema de la CUP no están a gusto con la situación actual. Les falta mambo y estudian cómo recuperar la tensión separatista en las calles y en las instituciones. A tal efecto han enviado un documento de 58 páginas a sus militantes en los que planean entre otras cosas una "insurrección popular" a través de una plataforma que vendría a agitar a las adormecidas organizaciones del independentismo como la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y los Comités de Defensa de la República (CDR).

Según ha difundido el digital nacionalista catalán El món, el propósito de la dirección cupera es preparar una "ofensiva" contra el "proceso de estabilización del régimen del 78 que llevan a cabo ERC y Junts per Catalunya (JxCat)". La "idea" sería aprovechar su peso en la mayoría separatista del Parlament para generar inestabilidad al tiempo que se crea una "agenda/plataforma" que siente las bases de una "insurrección popular".

El documento enviado a las bases lleva título de manual de autoayuda, Avançar és l'única manera de no retrocedir, y pretende trazar una campaña que le diferencia de ERC y JxCat ya que, apunta el texto, "forman parte del proceso de estabilización que de la mano de la socialdemocracia española pretende evitar el resurgimiento y poner fin definitivamente al conflicto nacional que ha supuesto la peor amenaza reciente para el régimen del 78".

Protestas contra el Rey

Los dirigentes separatistas y antisistema de las fuerzas que conformar la CUP también cargan en el papel contra la ANC y Òmnium y plantean su sustitución por una plataforma que proteste contra las mesas de diálogo, durante las visitas del Rey y "ante los actos de obediencia de las instituciones autonómicas".

Según el documento, es necesario "articular un proceso de transformación a través de estructuras populares que propicien nuevas fuerzas productivas y relaciones de producción y una ruptura democrática a través de la insurrección popular".

Mientras tanto, la CUP negocia con el consejero de Economía de la Generalidad, Jaume Giró, exdirectivo bancario, los presupuestos autonómicos y con ERC la necesidad de un nuevo referéndum ilegal.

A continuación