El PP estudia sancionar a Cayetana Álvarez de Toledo y niega filtraciones contra Ayuso

Cuca Gamarra responde a la exportavoz asegurando que ella "se dedica a los problemas reales de los españoles".

Maite Loureiro

Las aguas bajan cada vez más revueltas en el PP. Las revelaciones hechas por Cayetana Álvarez de Toledo en su libro Políticamente Indeseable, que ha presentado esta mañana en Es la Mañana de Federico, de esRadio, han caído como una bomba en el cuartel general de los populares, donde crecen las voces que reclaman que la exportavoz devuelva su escaño.

De momento, quien le sustituyó en el cargo, Cuca Gamarra, ha anunciado en una rueda de prensa desde el Congreso que el PP estudia aplicarle una sanción por abstenerse en la votación para renovar el Tribunal Constitucional, saltándose así la disciplina de voto del partido.

"Los aspectos internos del grupo parlamentario forman parte de los aspectos internos del grupo parlamentario. Nosotros tenemos nuestras propias reglas que se activan para todos exactamente igual y funcionarán con total tranquilidad nuestras reglas internas", ha dicho al ser preguntada por la prensa.

"No he leído el libro"

Ante la insistencia de los medios por conocer una valoración sobre las declaraciones de Álvarez de Toledo en el programa de Federico Jiménez Losantos, Gamarra ha optado por no entrar en el cuerpo a cuerpo directo, despreciando sus acusaciones al asegurar que "no ha leído" el libro de la exportavoz parlamentaria y que ella está "dedicada a los problemas que tienen los españoles, que son muchos y muy duros".

"En este país vivimos 47 millones de españoles que tenemos muchísimos problemas: la luz, la cesta de la compra, los combustibles, cómo llegar a fin de mes y cómo tener un futuro. En eso es en lo que vamos a estar y en lo que nos vamos a dirigir a los españoles", ha advertido.

Preguntada por las acusaciones de Álvarez de Toledo sobre los intentos de la dirección nacional del PP de filtrar informaciones que perjudiquen a Díaz Ayuso con el objetivo de minar su poder y reducir su protagonismo, Gamarra se ha limitado a asegurar que son unas declaraciones "falsas", en una respuesta muy escueta aunque tajante, evitando hacer más valoraciones sobre este asunto.

A continuación