Cayetana Álvarez de Toledo acusa a Egea de hacer "bullying" en el PP y guiarse por "una acción testosterónica"

Se ve reflejada en las "maniobras indeseables" contra Ayuso y lamenta que Casado le haya entregado todo el poder a Teodoro, como él mismo le reconoció

Libertad Digital

En plena crisis interna del PP, la que fuera su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, arremete duramente contra su secretario general, Teodoro García Egea, al que acusa que buscar "la sumisión a través de una acción testosterónica que va causando devastación interna".

Así lo asegura este sábado en una entrevista concedida al diario El Mundo con motivo de la publicación de su libro Políticamente indeseable (Ediciones B), en la que advierte de que esta forma de dirigir no beneficia a Pablo Casado, sino que "está causando un profundo daño estructural" al PP.

El ‘bulling’ de Egea

"La suya es una manera de entender la política a través del ordeno y mando más crudo y más brutal. Es el sometimiento de cualquier atisbo de sensibilidad, inteligencia, deliberación, debate y libertad", sentencia. No en vano, en el libro le acusa de imponer "una vigilancia soviética nacida de un pueril e injustificado afán de control absoluto" y de practicar "el 'mobbing', el 'bullying' y el acoso impúdico" a todos cuantos le pueden resultar incómodos. Sin ir más lejos, ella misma.

La que fuera la voz del PP en el Congreso denuncia que Egea quería que fuera "una portavoz florero, que tuviera intervenciones más o menos brillantes en la tribuna, pero que no molestara en todo lo demás". Obviamente, eso no iba con ella. Por eso, Cayetana Álvarez de Toledo denuncia "una operación de derribo a cámara lenta, iniciada desde el primer minuto" y reconoce en la suya muchas de las "maniobras indeseables que ahora se repiten en el caso de Isabel Díaz Ayuso".

En su caso, confiesa, el acoso ha continuado incluso después de dejar su cargo. "Se me invitó a una tertulia en televisión a la que acudí y, pocos días después, el propio Egea llamó a la persona que conduce ese programa para preguntarle que cómo es posible que me invitaran a mí. Son métodos grotescos".

La falta de confianza de Casado

A su juicio, el gran problema es que Pablo Casado confía ciegamente en Teodoro García Egea. De hecho, el libro recoge la confesión que él mismo le hizo: "Reconozco que yo le he entregado todo el poder a Teodoro". Una confesión que le "asombró", porque la gravedad de sus palabras: "Primero, porque no es la persona a la que hay que entregarle todo el poder y segundo, porque entregar todo el poder nunca es una buena idea. Es una frase que jamás pronunciaría José María Aznar respecto de Álvarez Cascos, ni Mariano Rajoy sobre Ángel Acebes".

Tal vez por eso, en su despedida, no dudó en darle un consejo a Casado. "Hay una nación huérfana esperándote ahí fuera -le dijo-. Ve al encuentro de esa nación y no tengas miedo a la izquierda, a los medios, a Vox, no te dediques exclusivamente a intentar controlar y dominar el partido en esta circunscripción o la otra. No tengas miedo a los barones, nadie te va a intentar sustituir, ni Ayuso ni Feijóo ni nadie. No escuches lo que te dicen algunos asesores de que lo importante es el dominio del partido. Eso es falso. Lo que a ti te va a hacer invencible e invulnerable es el apoyo masivo de los españoles".

Sin embargo, su gran decepción llegó cuando se dio cuenta de que "le faltaba confianza en sí mismo". Aun así, Cayetana Álvarez de Toledo asegura que su libro es, ante todo, "un alegato contra la resignación" y asegura que a, lo largo de su carrera, ha visto a jóvenes, diputados y políticos de provincias "dispuestos a sacrificarlo todo".

"La política deseable es posible y solo necesita líderes que estén dispuestos a que les llamen indeseables sin pestañear -insiste-. No es el fruto de mi imaginación o de mi idealismo, he conocido a mucha gente con ese tipo de vocación".

A continuación