PP, PSOE y Podemos se reparten el TC pese a que varios diputados de izquierdas votan contra Arnaldo

Varios diputados del PSOE y Podemos se saltan la disciplina de voto. Arnaldo obtiene 232 votos; Espejel, 237 mientras que Sáez y Montalbán tienen 240.

Rubén Fernández

No hubo sorpresas. Habrá sido tapándose la nariz con pinzas o comiéndose cocodrilos, como dijo Rufián, pero el Congreso ha avalado los nombramientos del Tribunal Constitucional por parte del PP y PSOE. Ha sido en una sesión intensa en la que varios diputados de izquierda se han saltado la disciplina de voto, aprovechando que la votación era "secreta y telemática". De momento, sólo Odón Elorza, del PSOE, ha confirmado que ha votado en contra.

Aún así, están lejos de los 243 votos que debería haber si los 120 diputados del PSOE, los 88 del PP, los 34 de Unidas Podemos y el diputado de Foro Asturias hubiesen respetado la disciplina interna de voto. Los más votados son Sáez y Montalbán, con 240 votos. A los escaños del bloque gubernamental y del PP hay que sumar, en este caso, al diputado de Compromís, Joan Baldoví, que ha mostrado su disposición a respaldar a los magistrados progresistas. Mientras tanto, VOX, Ciudadanos, PNV, ERC o Bildu han decidido no votar.

PSOE, Podemos y PP, unidos por "la estabilidad"

El pleno fue tenso y ágil, con intervenciones de máximo cinco minutos y cambios de bandos sorprendentes. El socialista Francisco Aranda tildaba de "hooligans" a los diputados que habían abandonado la cámara "apelando a la dignidad". "La dignidad se ejerce desde este atril y desde estos escaños, cosa que ellos no hacen nunca". Se refería a Bildu, ERC y BNG que habían abandonado el pleno. Nadie pensaría que son sus socios de Gobierno y con los que la semana pasada pactaron encarrilar los presupuestos. "No hay miedo en el pacto, pero en el pacto se ve el alma de quien pacta", afirmaba el socialista en una crítica velada a los nombramientos del PP. "Hay quien antepone los intereses partidistas", remataba en una crítica nada indisimulada en una sesión en la que se ha puesto en duda que los candidatos propuestos por el PP sean independientes.

enrique-arnaldo111121.jpgUn escándalo de narices

Si el PSOE hacía críticas veladas a los candidatos del PP, el portavoz popular, Vicente Tirado, hacía un canto a la "concordia". "Acordar con el que piensa distinto es importante en democracia", sentenciaba mientras defendía que se han nombrado a personas "de reconocido prestigio" . El portavoz del PP defendía el pacto con el PSOE. "La estabilidad institucional es buena para España y lo que es bueno para España siempre lo va a apoyar el PP", anunciaba mientras defendía que su partido sabe conjugar una "oposición contundente" con "responsabilidad de Estado".

Si defender un pacto con el PSOE era difícil para el PP, Podemos aumentó el quiebro e hizo la pirueta más arriesgada. Su portavoz, Antón Gómez Reino, comenzó cargando contra los candidatos propuestos por el PP: "Éticamente cuestionables" y que, afirma, son "dirigentes populares sin carné". Después de criticarlos duramente, anunciaba que votaría a favor "para evitar que el PP siguiese con el secuestro de la instituciones". "Nuestro voto no es a favor de Arnaldo o Espejel es para que no siga el secuestro". Su discurso era recibido por los suyos con gritos de "¡matador!" o "sí se puede".

Ciudadanos y VOX en contra

La respuesta a Gómez Reino venía por parte de Vox. "No se puede exhibir más caradura ni en un bar, ni en una taberna". El diputado José María Sánchez, en un tono elevado, citaba a Azaña, para reprocharle a la izquierda que no crea en la independencia judicial, y a Pío Baroja: "Dudo que pueda ser más estúpido que ser republicano, a no ser que sea socialista o demócrata". Al final, apelaba a "la dignidad" de los magistrados designados: "Pueden renunciar todavía".

odon-elorza-111121.jpgElorza y varios diputados de Podemos rompen la disciplina de voto y no apoyan a Arnaldo

El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, iniciaba su intervención con un chiste: "Se abre el telón y aparecen Arnaldo, Espejel, Sáez y Montalbán. ¿Cómo se llama la obra?". El diputado naranja se encarga de responder: "Pantomima en el Constitucional". "Se sientan para repartirse las sillas", les reprochaba al PP y PSOE mientras recordaba que en "los últimos 10 años no se han reunido para hablar de educación o sanidad". Su intervención finalizaba contra el PP: "Son la muleta de Sánchez, Podemos y el independentismo".

La 'perfomance' de la extrema izquierda

La primera performance se vivió nada más comenzar el pleno, cuando los diputados de ERC, BNG y Bildu abandonaban el pleno para dar una rueda de prensa desde el patio del Congreso en la que arremetían contra el nombramiento de Arnaldo.

En la tribuna del Congreso, el espectáculo lo daba el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, que subía con una pinza de la ropa para recordar la frase de Odón Elorza, asegurando que muchos diputados iban a votar con la nariz tapada. La formación nacionalista, en cambio, "votará a los candidatos que sí son idóneos", o sea, Sáez y Montalbán. Lo mismo, pero con otras palabras, decía Iñigo Errejón. Más País cree que "nadie duda" de que "Espejel y Arnaldo no son idóneos".

A continuación