Nuevo choque entre PSOE y Podemos por la socialista Ley de Equidad: "Malvenden la Sanidad a buitres"

La nueva norma establece como "preferente la gestión pública" y obligará a justificar con una memoria la atención privada de un paciente.

Rubén Fernández

No había salido la convocatoria de la rueda de prensa y el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, ya estaba criticando en Twitter lo aprobado este lunes en el Consejo de Ministros. Pablo Echenique ha asegurado que se trata de "privatizar la sanidad pública malvendiéndola a buitres". Incluso criticaba de manera preventiva a la ministra de Sanidad pronosticando que hablaría de "colaboración público-privada porque queda más cuqui".

La nueva Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión, presentada por Carolina Darias, asume que la "gestión pública será preferente". En caso de recurrir a una gestión público-privada, tendrá que contar "con una memoria que justifique desde el punto de vista sanitario, social y económico" la necesidad de tener que recurrir a "otro modelo de gestión".

Sin embargo, para Podemos se queda corto y habla de "privatización". El portavoz de la formación morada, Pablo Fernández, casi a la misma hora que el Gobierno daba luz verde a la norma, anunciaba que Podemos solicitará en el trámite de enmiendas en el Congreso "la revisión" del proyecto de ley.

La tensión entre ambas formaciones viene desde que el viernes pasado en el "consejillo", al que acuden los secretarios de Estado, descubriesen que este lunes se iba a aprobar esta norma que, conforme ha ido pasando el fin de semana, ha ido indignado más a Podemos. La formación morada quiere que se "prohíba" cualquier tipo de colaboración público-privada.

El Ejecutivo creen que prohibir expresamente la colaboración público-privada, cuyos contratos gestionan las autonomías, podría traerles complicaciones jurídicas e incluso con la Unión Europea aunque Echenique, en Twitter, afirmaba que las directivas "comunitarias exceptúan los servicios sanitarios".

"Está en el acuerdo de Gobierno"

La encargada de responder a Podemos era la propia ministra de Sanidad quien, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha recalcado que es "una ley del Gobierno", pese a una parte del Ejecutivo no está a favor y pretende votar en contra. "Es una ley que ha sido fruto de la aportación de otros ministerios y esta ley cumple con el acuerdo programático del Gobierno", añadía la ministra Carolina Darias, quien le recordaba a sus compañeros de gabinete que "establece como fórmula de gestión preferente la directa".

Desde Podemos critican que mantiene "intacta" la normativa 15/1997 , de la época de Aznar, que, según el partido de Belarra, permite la "privatización" de la sanidad pública. Darias negaba la mayor e incluso asegura que la norma anterior "se deroga" con esta nueva ley . "Se afianza la gestión directa de los servicios públicos" y en respuesta a Fernández, que hablaba de líneas rojas, afirmaba que "más que líneas rojas yo creo que hay que hablar de cumplimiento de compromiso".

No a los copagos

Uno de los aspectos que más destacan desde Sanidad es que la Ley de Equidad "blinda la sanidad pública" e "impide más copagos farmacéuticos". Carolina Darias enumeraba que, mediante varias decretos" habían eliminado el copago farmacéutico a los colectivos más vulnerables: personas perceptoras del ingreso mínimo vital, pensionistas con rentas bajas, menores con discapacidad reconocida y personas de rentas bajas con hijo a cargo" y que, desde ahora, "además, ampliarán la eliminación del copago ortoprotésico".

"Ahora las unificamos para que no puedan introducirse nuevos copagos sanitarios. Con esta Ley, se garantiza que de manera homogénea en todo el territorio nacional se recupere la Cartera común", ha explicado Darias.

Otras polémicas

La Ley de Equidad promete ser uno de los nuevos choques entre el PSOE y Podemos. En la actualidad ya han mantenido agrias disputas por la reforma laboral. Incluso la terminología, sobre si es necesario derogar una ley anterior del PP, recuerda bastante a la anterior polémica que han mantenido Calviño y Díaz. En el sector socialista no quieren compararlo. "Bastante tenemos con lo nuestro", dicen en el Ministerio de Sanidad.

Si llega al Congreso, y Podemos mantiene su decisión de votar en contra, el PSOE se vería obligado a buscar nuevos aliados. Eso o los socialistas cambian la redacción del texto y acaban por satisfacer a sus socios.

A continuación