Vox denuncia a TV3 y Catalunya Ràdio por discriminación y falta de pluralismo

La formación conservadora destaca que un colaborador de los medios públicos pidió pegar un puñetazo en la boca a sus votantes.

Pablo Planas (Barcelona)

Discriminación, falta de pluralismo y veracidad, vulneración de la neutralidad ideológico y de la obligación de difundir las actividades de su grupo parlamentario. Estas son algunas de las acusaciones que Vox ha elevado contra TV3 y Catalunya Ràdio ante el Consejo Audiovisual de Cataluña, el tristemente célebre CAC. El portavoz de la formación conservadora en Cataluña, Joan Garriga, ha elevado la queja ante el órgano de control consciente de que este está en manos de la Generalidad y no cumplirá con su obligación de velar por la neutralidad de los medios públicos. De hecho, Vox también pide la eliminación de este organismo, dotado con un presupuesto de casi seis millones de euros y que destina a sueldos de sus altos cargos más de setecientos mil euros.

En el apartado de la denuncia contra TV3 y Catalunya Ràdio, el escrito presentado por Joan Garriga, destaca que en los informativos de TV3 se emitieron unas tres horas de información electoral durante la pasada campaña autonómica, que a cada partido le dedicaron una media de veinte minutos, salvo a Vox, que sólo dispuso de 3 minutos y 25 segundos. También subraya que el jefe de informativos de TV3 les calificó de extrema derecha y justificó en una polémica intervención en un informativo tener que dar información sobre Vox para evitar que la Junta Electoral obligase a la televisión a volver al sistema de bloques en función de la representación de cada partido.

Otra vez Jair Domínguez

La denuncia alude también a una intervención de Jair Domínguez, colaborador de los medios públicos, del 15 de febrero de 2021 en Catalunya Ràdio. "El pueblo más poligonero del Alto Ampurdán vota a Vox. El resultado de la Cataluña poligonera es neonazi, quién se lo podía imaginar. Al fascismo se le combate en las urnas. Pues se ve que no. Las urnas dan alas al fascismo. ¿No lo sabíais? Al fascismo, a los nazis se les combate con un puñetazo en la boca. No hay medias tintas. No se negocia con el fascismo", declaró Domínguez. Este tipo de declaraciones, indica Vox, "generan un clima de violencia y hostilidad que se concretan en específicos actos de violencia, tanto en campaña electoral como de forma posterior" además de constituir una manifestación evidente del denominado "discurso de odio".

Vox se queja también de que ni TV3 ni Catalunya Ràdio cubren sus ruedas de prensa y actividades parlamentarias, a pesar de ser la cuarta fuerza más votada, por delante de En Comú Podem, la CUP, Ciudadanos y PP.

Un consejero "liberticida" e "inquisidor"

Por otra parte, Vox ha pedido la comparecencia del consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, a quien han tachado de "liberticida" e "inquisidor" por poner en marcha una maquinaria para perseguir y presionar a los profesores que utilizan el español en sus clases. El partido alude así al "plan de choque" anunciado el jueves por el citado consejero con el propósito formal de eliminar el español de las escuelas.

A continuación