La Generalidad presenta un plan para erradicar por completo el español de la enseñanza

Cultura y Educación se escudan en un informe que apunta a una reducción del uso del catalán entre estudiantes y profesores.

Pablo Planas (Barcelona)

Las consejerías de Cultura y de Educación de la Generalidad catalana han presentado este martes un plan con el objetivo formal de aumentar el uso del catalán en las escuelas. Así, las autoridades autonómicas no sólo hacen caso omiso de las sentencias que tumban los planes lingüísticos de los centros por no incluir el español como lengua vehicular sino que se proponen erradicar su uso en los centros educativos públicos y concertados.

Según los datos que maneja la Generalidad, el modelo de inmersión lingüística del que tanto se vanaglorian los partidos nacionalistas habría constituido un fiasco de proporciones colosales. El consejero de Educación, el republicano Josep Gonzàlez-Cambray, se ha remitido a unos datos recogidos por un "Consejo Superior de Evaluación" durante los últimos quince años que demostrarían que el uso del catalán ha sufrido una disminución progresiva en los centros, tanto en el uso de los alumnos como de los profesores dentro del aula. Así, Gonzàlez-Cambray ha afirmado que "ante este realidad lingüística, que no es la que queremos, desde el Govern hacemos frente a la situación y actuamos, y desde la Consejería de Educación impulsamos este plan para incrementar el uso del catalán en los centros educativos".

Culpa de las redes sociales

El consejero ha querido salvar el modelo de inmersión al afirmar que "la escuela es uno más de los vasos comunicantes que equilibra el uso social de la lengua y que se ve influida por muchos otros ámbitos, como el de los medios, el audiovisual o las redes sociales. La escuela, pues, juega un papel importante, pero no único en la normalización del uso social del catalán".

En una nota preparada por la Generalidad se afirma la existencia de una encuesta continuada entre 2006 y 2021 con los usos y resultados académicos de alumnos de cuarto de ESO y que dicha encuesta muestra que "dentro del aula, el 39% del alumnado se dirige siempre o casi siempre en catalán al profesorado cuando en 2006 la cifra era del 56%".

Más grave sería la situación del catalán en el uso en las actividades de grupo de los alumnos. De tal modo, se dice, que "si en 2006 el 67% de los alumnos se relacionaban siempre o casi siempre en catalán, en 2021 sólo lo hace el 21,4%". Para Gonzàlez-Cambray, "este hecho es especialmente relevante porque los cambios en los modelos pedagógicos dejan atrás las clases magistrales y la relación entre el alumnado tiene un papel más preponderante en el desarrollo del aprendizaje". O sea que según el consejero de Educación de la Generalidad, los alumnos se educan a sí mismos al margen del profesorado.

Hasta los profesores fallarían

Precisamente en el ámbito de los profesores también se acusaría un descenso del uso del catalán. Según la Generalidad, en 2006 el 63,7% de los profesores se dirigía siempre o casi siempre en catalán a los alumnos, porcentaje que habría bajado hasta el 46,8% en 2021.

A fin de alterar esta situación, en las próximas semanas se seleccionarán unos 200 centros educativos para poner en marcha el plan, que alcanzará a todos las escuelas, colegios e institutos en cuatro años. Tras los primeros 200 centros "pioneros" en aplicar el nuevo plan, cada año se sumarán mil centros más hasta completar el total.

Comisarios lingüísticos

La primera providencia será realizar un análisis del uso del catalán en cada centro, para lo que se crearán unos "Grupos Impulsores", con profesores y con unos comisarios procedentes de unos "equipos de asesoramiento en Lengua, Interculturalidad y Cohesión social". "A partir de la información recogida por los grupos impulsores con los indicadores de detección, se formará al profesorado para aplicar acciones que mejoren el uso del catalán. Unas formaciones que se adaptarán a la realidad de cada centro. El proceso contará con el apoyo de la inspección educativa y el seguimiento y evaluación del Consejo Superior de Evaluación", reza el comunicado hecho público por las consejerías de Educación y de Cultura.

"Una vez detectada la realidad de cada centro, el Grupo Impulsor identificará los elementos de mejora y establecerá objetivos, calendarios e instrumentos de evaluación", añade la nota. Estos planes vienen precedidos de una serie de alertas dadas por la Plataforma per la Llengua sobre el uso del español entre los alumnos fuera de las aulas.

A continuación