La tramitación de los Presupuestos agudiza la guerra entre ERC y JxCat

JxCat dice que ERC facilita las cuentas "a cambio de nada"; los republicanos, que no admiten lecciones de quienes aceptaron un Estatut recortado.

Pablo Planas (Barcelona)

Sólo los cargos públicos, el acceso a los fondos públicos y la ostentación del poder mantienen unido el gobierno regional de Cataluña. Es una obviedad y algo que puede pasar en todos los ejecutivos de coalición, pero en el caso de la Generalidad es de una obscenidad con pocos o ningún precedente. Los dirigentes de los dos partidos que dan sustento al Govern se odian sin disimulo y con una rudeza que deja en evidencia a los partidos de la oposición. El tenor de la guerra entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC empalidece a PP y Ciudadanos. El PSC es una mera comparsa que trata de ganarse el favor de ERC para mantener el Gobierno en Madrid y sólo Vox parece estar a la altura de las obligaciones de la oposición.

La tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) es el último escenario de la guerra sin cuartel entre las dos grandes facciones del separatismo. Los de Oriol Junqueras tratan de vender que el hecho de no haber presentado enmienda a la totalidad no es un cheque en blanco sino el comienzo de una negociación en la que ya se han garantizado la imposición de cuotas en catalán en plataformas como Netflix en la futura ley audiovisual que prepara el Gobierno. En Junts dudan de la versión de Gabriel Rufián y acusan a los republicanos de facilitar la tramitación de las cuentas públicas "a cambio de nada".

La contienda dialéctica moviliza a los principales espadas de uno y otro partido. El presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, aseguró el sábado en el 90 cumpleaños de las juventudes republicanas, que ERC no admite lecciones de nadie "y menos de quienes aceptaron un Estatut recortado". El domingo replicó el secretario general de JxCat, el indultado Jordi Sànchez, quien aseguró que ERC se ha conformado con la promesa del PSOE de que "ya hablaremos más adelante" de las cuotas de catalán. Sànchez considera que ERC ha actuado con deslealtad y que con la unidad de los dos partidos en Madrid se habría conseguido mucho más, en alusión a la negativa de ERC a negociar con el Gobierno con la participación de JxCat.

La "mesa de diálogo"

En el caso de los Presupuestos ha ocurrido lo mismo que con la "mesa de diálogo". JxCat ha quedado fuera. En ERC consideran que los de Puigdemont quieren reventar todo atisbo de negociación con el Gobierno mientras que en JxCat acusan a los de Junqueras de entreguismo.

La afectación de estas discrepancias en el seno del Govern es muy relativa, toda vez que el ejecutivo autonómico no pasa de actuar como una gestoría, a decir de sus propios integrantes. Ni se plantean leyes ni propuestas concretas. Lo único que han hecho de relieve en las últimas semanas es retirar la acreditación del director del digital e-notícies, Xavier Rius, por preguntar por los "chistes" sexuales con la reina Letizia y la princesa Leonor como víctimas de dos supuestos humoristas de TV3.

A continuación