La obra sobre la agresión en Alsasua "no tiene nada que ver con la realidad"

Inma Fuentes, la madre del teniente Óscar Arenas, ha hablado sobre Altsasu en Es la mañana de Federico de esRadio: "Es un repateo más".

Libertad Digital

Inma Fuentes, la madre del teniente de la Guardia Civil agredido en Alsasua, Óscar Arenas, ha declarado en Es la mañana de Federico de esRadio que Altsasu –la obra teatral de María Goiricelaya que blanquea la paliza salvaje que Arenas, otro guardia civil y sus respectivas parejas sufrieron en el citado municipio navarro– "no tiene nada que ver con la realidad": "Dicen que quieren fomentar la reconciliación, el perdón y la convivencia, cuando ni piden perdón, ni se arrepienten ni quieren la convivencia, porque piden que la Guardia Civil salga de Navarra y de la comunidad vasca".

La obra de Goiricelaya, estrenada este fin de semana en el Teatro Arriaga de Bilbao, pretende mostrar cómo "en apenas 24 horas, un pueblo se convierte en un plató de televisión y un caso en un asunto de Estado". Fuentes ha señalado que la dramaturga no se ha puesto en contacto con las víctimas y que, aunque no han visto la obra, "sí que vimos la serie, vamos a llamarla así, que emitieron en TV3 –la serie es de EITB, pero también la dio la autonómica catalana–: "Y no es nada nuevo: es un blanqueamiento".

Sobre las advertencias que ha hecho Goiricelaya sobre Altsasu, diciendo que hay una parte de ficción y licencias poéticas, Fuentes ha dicho que "eso, en mi pueblo, se llama manipulación": "Es una nueva manera de agredir a las víctimas, no sólo a las cuatro de Alsasua, sino a todas las víctimas que ha habido de ETA, que son casi mil. Es un repateo más. Me llama la atención que se haga en medios públicos, como TV3, que reciben dinero público". En cuanto a los cambios de nombres, la madre del teniente agredido ha apuntado que "si no lo hicieran, esto podría tener consecuencias legales. Están contando mentiras, situaciones que no se corresponden con la realidad".

Fuentes ha dicho que ni ella ni el resto de víctimas han sido invitadas a la obra y, volviendo a la serie, ha subrayado cómo "se empeña en intentar lavar la imagen de ‘los chicos’, como los llaman ellos, especialmente, de los cabecillas. Son buenos chicos, responsables, cuidando de sus papás, sus abuelos… En fin, un teatro más".

Además, Fuentes ha anunciado que, "después de cinco años, he reunido las fuerzas suficientes como para volver a repasar documentos médicos, fotografías, la sentencia, por supuesto, y escritos propios míos, y he conseguido escribir un libro que es totalmente verídico. No hay ficción: cuento cómo yo personalmente, y en mi familia y en mi casa, hemos vivido esos sentimientos y ese dolor". "No sé si a alguna editorial le interesará; si no, lo publicaré yo. Y no para ganar un dinero, porque yo no quiero un céntimo", ha añadido. Los beneficios de esa obra irán destinados a los profesionales que les han ayudado.

Cruz de la Orden de Isabel la Católica

El pasado 12 de octubre, el teniente Óscar Arenas recibió por sorpresa la Cruz de la Orden de Isabel la Católica por su labor de ayuda durante el confinamiento. El reconocimiento fue solicitado por los representantes de los cinco ayuntamientos de la demarcación de Alfafar-Catarroja, en Valencia, donde ahora presta servicio. Sobre ello, su madre ha dicho en Es la mañana de Federico que fue un acto "muy emotivo y muy emocionante", y, con lágrimas en los ojos, ha contado que fue su propio padre, también guardia civil, quien se la impuso: "Mi hijo está bien, está desarrollando su trabajo en otro destino. Y ha sido reconocido. ¿Qué más se puede pedir?".

Tal y como ha contado Inma Fuentes, sin embargo, su novia por aquel entonces no ha tenido tanta suerte. "María José sigue sufriendo secuelas psicológicas por todo el daño que le hicieron". Al igual que Óscar, su compañero Álvaro Cano tampoco trabaja actualmente en Alsasua. El sargento se encuentra ahora en otro destino junto a su mujer y su hija.

A continuación