El PSOE cree que ha encauzado la última crisis de Gobierno entre Calviño y Podemos

Unas palabras de Calviño, pidiendo una reforma laboral "equilibrada", indignaron a Podemos. Sánchez: "No hay intromisión sino colaboración"

Rubén Fernández

Fueron sólo unas horas pero el pacto de Gobierno se enfrentó a una de sus mayores crisis .A primera hora de la mañana, era la líder de Podemos, Ione Belarra, la encargada de poner en Twitter anunciando una "reunión urgente" para revisar el "acuerdo de coalición con el PSOE". "Es muy grave", decían en Unidas Podemos antes de especificar qué les había llevado a convocar la mesa de seguimiento del pacto. El problema, era lo que en Podemos consideran como una injerencia de Calviño en el área de Díaz: la derogación de la reforma laboral.

Sin embargo, a primera de esta tarde, fuentes socialistas afirmaban que "todo está encauzado" sin necesidad de "reunirse". El propio Sánchez hablaba a la prensa desde Bruselas: "hay colaboración y coordinación". En una reforma "de carácter estructural" para el conjunto del país, como es la del mercado laboral, "están implicados hasta cinco ministerios" como son los de Trabajo, Economía, Seguridad Social, Educación e, incluso, Hacienda, por lo que "no es intervenir, sino aportar, coordinar y colaborar".

La causa: la derogación de la reforma laboral

Fue Pedro Sánchez el que abrió el melón. Sucedió durante la clausura del 40ª Congreso del PSOE cuando fijó sus prioridades: derogación de la reforma laboral, abolición de la prostitución y derogación de la reforma laboral. Ésta última un anhelo de la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y un temor de la Ministra de Economía, Nadia Calviño. La vicepresidenta primera nunca ha ocultado que no le gustaría acabar de un plumazo con la legislación laboral que hizo Fátima Báñez.

Este jueves, Calviño era una de las invitadas estrella del Congreso de CCOO. Allí, ante la plana mayor de los sindicatos, la titular de la cartera económica se subía al estrado y evitaba hablar de derogación laboral. Sólo un tibio eufemismo, reforma laboral, que no es del agrado del sector morado. "Tenemos que trabajar juntos en una reforma" y añadía que estaba preparando "un paquete equilibrado de medidas laborales".

La Ministra hablaba de "simplificar los tipos de contrato" y "generalizar la contratación indefinida" y "flexibilización del empleo". Estas palabras indignaban a la Titular de Trabajo, Yolanda Díaz, que lleva meses trabajando en la derogación de la reforma y que no contempla, para nada, "un paquete equilibrado" .Considera una desautorización que, ahora, Economía hable de cómo tiene que ser la reforma

En cambio, los socialistas desconocían a primera hora qué había indignado a sus socios de Gobierno. El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, salía en LaSexta para asegurar que la reforma había que "modernizar las relaciones laboral" y "prometía que cumplirían con Europa", mientras defendía que el pacto de Gobierno gozaba de "una buena salud".

El presidente del Gobierno, desde Bruselas, respaldaba sus palabras: "no hay intromisión" y aclaraba que "la reforma depende de varios ministerios". Fuentes próximas del Ejecutivo aseguraban, satisfechos, que "el presidente ha sido muy claro en su respuesta".

En contra de los peajes

No es el primer desencuentro en lo que va de semana. El martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la Ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se encargaba de adelantar el "sistema de tarificación", eufemismo que esconden los peajes en autopistas y autovías, y que comenzará a funcionar hasta antes de 2024.

Al día siguiente, salía el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, negando que apoyasen esta medida: "O gratuita o se exime del pago a la clase media", anunciaba abriendo una brecha en la coalición. El Ejecutivo no quiere hablar de peajes pero, defiende, que necesitan más recaudación para sostener el mantenimiento de carreteras. "El modelo de toda nuestra red viaria gratis no es algo que suceda en Europa", decía el secretario de Infraestructuras, Sergio Vázquez.

A continuación