Vox compara la Ley de Memoria Democrática con el Ministerio de la Verdad de Orwell: "Es totalitaria y sectaria"

Presentan en el Congreso una enmienda a la totalidad por "invisibilizar a quienes fueron asesinados por la izquierda".

Maite Loureiro

Vox continúa con su batalla para acabar con cualquier ley de memoria histórica. El partido ha presentado una enmienda a la totalidad de la nueva Ley de Memoria Democrática que pretende aprobar el Gobierno de Pedro Sánchez al considerarla "totalitaria" y "sectaria".

El partido califica la norma de "propaganda" y denuncia que su finalidad es "inculcar en las mentes de los españoles la ecuación según la cual izquierda equivalió y equivaldrá siempre a democracia y libertad, y derecha a fascismo y represión". Denuncia, además, la creación de un Consejo de la Memoria que "recuerda siniestramente" al Ministerio de la Verdad de la novela 1984 escrita por George Orwell.

En defensa de la Transición

En el escrito registrado en la Cámara de 15 folios, el partido reivindica la Transición española por su carácter reconciliador: "Se acordó un borrón y cuenta nueva moral y judicial. Derecha e izquierda convinieron tácticamente no arrojarse a la cara las culpas y crímenes de los años 30, prefiriendo centrarse en la construcción de un futuro de concordia", afirman.

El partido de Abascal denuncia que ese "espíritu de juego limpio histórico" fue "disipándose" con los años, comenzando ya al final del Gobierno de Felipe González, continuado después con la Ley de Memoria Histórica de José Luis Rodríguez Zapatero, que el PP de Mariano Rajoy no derogó cuando tuvo mayoría absoluta, y culminando ahora con la nueva Ley de Memoria Democrática de Pedro Sánchez.

Recuerdan que el "sectarismo" de la ley impulsada por Zapatero, que todavía sigue en vigor, ha sido también denunciado por intelectuales como Federico Jiménez Losantos, presidente del Grupo Libertad Digital, por Francisco Sosa Wagner, Fernando Savater, Stanley Payne, Antonio Escohotado, Andrés Trapiello, Joaquín Leguina o Luis Alberto de Cuenca.

Una ley "totalitaria", "sesgada" y "maniquea"

El texto recoge que "una Ley de Memoria resultaría totalitaria cualquiera que fuese la visión de la Historia impuesta por ella" y sostiene que, esta ley en concreto, es "espectacularmente sesgada y maniquea" por "invisibilizar" a las víctimas que fueron asesinadas por la izquierda, lo que a su juicio supone "matarlas por segunda vez".

"La Ley implica que podrá conmemorarse a García Lorca, pero no a Ramiro de Maeztu, a José Antonio Primo de Rivera o a Melquíades Alvárez; sí a los fusilados por Queipo de Llano pero no a los ejecutados en Paracuellos o los centenares de asesinados en los trenes de la muerte de Jaén, o en los barcos de la muerte de Santander o Bilbao".

El texto continúa denunciando que con la nueva norma podrán recibir homenajes "las Trece Rosas, pero no las enfermeras de Somiedo o las hermanas Dolores y Consuelo Aguiar, que sufrieron la misma suerte" y que "se podrá exaltar al golpista Lluis Companys, pero no al carmelita Manuel Alcaraza".

Combatir la manipulación de la izquierda

Vox denuncia que la nueva norma "adoctrinará a la ciudadanía" en una "visión maniquea de la Historia sustentada por el Gobierno" y combate lo que considera una manipulación de los hechos por parte de la izquierda, especialmente de la II República, la Guerra Civil, el franquismo o la Transición: "Es falso que la Segunda República fuese una espléndida democracia derribada en 1936 por una torva conspiración fascista", aseguran.

"La principal amenaza a la estabilidad de la Segunda República vino siempre, no de la derecha, sino de una extrema izquierda anarquista" y "fue la bolchevización del PSOE lo que abocó a la República a un final violento" como demuestra el golpe de Estado de 1934, recogen en su escrito en el que concluyen que "la Segunda República se autodestruyó como régimen democrático antes de que la sublevación del 17 de julio de 1936 le diese el golpe de gracia".

A continuación