Vox acusa a las "cloacas socialistas" de organizar la marcha nazi en Chueca

Buxadé habla de cortina de humo para estigmatizar a Vox y ocultar las manifestaciones de Mondragón y Solidaridad.

Maite Loureiro

Vox acusa sin tapujos a las "cloacas socialistas" de estar detrás de la manifestación nazi en Chueca, que no prohibió la delegación del Gobierno en Madrid, y en la que se profirieron todo tipo de insultos homófobos.

El vicepresidente político, Jorge Buxadé, asegura que es otro montaje más, similar al de Malasaña, para "estigmatizar a Vox" y eclipsar en los medios de comunicación las manifestaciones de víctimas en Mondragón contra el sanguinario terrorista Henri Parot y la protesta de Solidaridad por la subida de la luz que han tenido lugar durante el fin de semana.

Santiago Abascal ya dijo ayer al concluir la manifestación del sindicato Solidaridad que la de Chueca "apestaba a cloaca socialista" y que se trataba de una "banda de locos y de fanáticos gritando barbaridades que no representan a ningún español".

"La izquierda no nos marcará la agenda"

Buxadé ha asegurado que se trata de "abrir los telediarios con las imágenes de esos pocos paseando por Chueca, soltando frases que ni ellos mismos se creen, perfectamente organizado por las cloacas socialistas", mientras apenas se da cobertura mediática a los otros dos actos apoyados por Vox, ha criticado.

"Tienen que seguir justificando un discurso político de arrinconamiento y demonización de quienes sostenemos posiciones contrarias a él", ha dicho, recordando lo ocurrido con los sobres llenos de balas y una navaja o la falsa agresión en Malasaña, que se utilizaron para acusar a Vox de promover un discurso del odio y amparar la violencia.

Preguntado por los indicios que le llevan a sostener esa afirmación, Buxadé ha expuesto que los convocantes de la marcha (supuestamente para protestar contra la Agenda 2030) no coincidían con los que finalmente protestaron, que las consignas lanzadas "no se las creían ni ellos mismos" y que ya se han llevado a cabo otros montajes para vender una imagen irreal de Madrid y, de paso, atacar a Vox.

"No vamos a admitir que El País, los grandes medios, las televisiones públicas y las televisiones subvencionadas nos marquen la agenda", ha advertido con dureza, asegurando que los verdaderos problemas que afrontan ahora los españoles son el paro, la inmigración ilegal o la subida de la luz.

A continuación