El separatismo acusa a España de la marcha de Messi y pide dejar La Liga

Laporta señala a La Liga y los medios independentistas compran la mercancía de que Tebas y Florentino han forzado el adiós del crack argentino.

Pablo Planas

La conmoción inicial por el anuncio del F. C. Barcelona de que Messi abandonaba la entidad ha dado paso a una hiperventilación victimista del separatismo, que alentado por el comunicado del club, culpa a España del adiós del crack. Tras dar la renovación por descontada durante semanas, Joan Laporta atribuía a las reglas económicas de la competición la imposibilidad de seguir contando con Messi. El contrato, aseguraba la nota oficial, "no se podrá formalizar a causa de obstáculos económicos y estructurales (normativa de La Liga española)".

De esta manera, Laporta desviaba la atención de la crítica situación financiera del Barça y la acumulación de jugadores con altos sueldos y nuevos fichajes y apuntaba directamente a Javier Tebas, el presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. Era la excusa perfecta para el nacionalismo, que había convertido cada victoria del Barça de Messi en un hito del proceso separatista, aunque el jugador argentino siempre eludió la identificación con el independentismo.

Acto seguido, la reacción de los medios escorados hacia el independentismo. "La liga española hace inútil el acuerdo entre el Barça y Messi", titula Vilaweb, decano de la prensa digital catalana y de línea editorial independentista. "El insalvable límite salarial de LaLiga pone fin a la etapa de Messi en el Barça", apuntaba El Nacional, otro medio separatista dirigido por el exdirector de La Vanguardia José Antich. En Catalunya Ràdio y Rac1 -propiedad de Godó-, los comentarios de periodistas, colaboradores y tertulianos abundaban en la tesis de la culpabilidad "española", en una suerte de complot urdido para debilitar al Barça. Y en las redes sociales, Tebas comparte protagonismo con Florentino Pérez, una especie de "mano negra" -o blanca según la perspectiva culé- que habría sido determinante para poner fin a la etapa del futbolista argentino en la entidad azulgrana.

Las verdaderas causas

Lo cierto es que la plantilla del Barça está sobredimensionada, que jugadores como Umtiti, Pjanic o Coutinho cobran grandes sueldos sin apenas jugar, que no han podido ser traspasados y que el club ha fichado a cuatro futbolistas, Depay, Agüero, Eric García y Emerson, a sabiendas de que tendría problemas para inscribirlos si no lograba deshacerse de jugadores. Y todo ello unido a la crisis financiera que atraviesa la entidad tras un año y medio de fútbol sin público en el Camp Nou.

En ese contexto, la maniobra de Laporta al acusar a LaLiga ha tenido un éxito formidable en el independentismo, que no duda en atribuir el fin de Messi en el Barça a una conjura para atacar y reprimir a Cataluña y los catalanes. El digital e-noticies recoge algunas de las reacciones en Twitter en las que se aboga por abandonar la Liga española y jugar la francesa, portuguesa o italiana, se insulta a Tebas o se lanzan las habituales consignas contra España.

A continuación