Ni el franquismo ni el Valle de los Caídos están entre los 60 problemas que más preocupan a los españoles

Pese a la brutal campaña del Gobierno y de sus medios afines, el CIS desvela que los españoles siguen sin estar preocupados por Franco o el Valle.

C.Jordá

Uno de los temas a los que el aparato propagandístico de Moncloa dedica un mayor esfuerzo es el franquismo y la lucha —póstuma, eso sí— contra el régimen y todo lo que pueda considerarse, con razón o sin ella, como un símbolo de la dictadura.

El abuso de esta propaganda supuestamente antifranquista llegó a tal punto que la profanación de la tumba de Franco se tramitó como un asunto urgente y, ahora, ha llevado al Ejecutivo a presentar una nueva ley para ajustar las cuentas con el pasado y restringir la libertad de pensamiento, la mal llamada Ley de Memoria Democrática cuyo anteproyecto aprobó este martes el Consejo de Ministros y que sustituiría a la norma sobre Memoria Histórica que aprobó Zapatero en 2007.

Tezanos bombardea la propaganda de su Gobierno

Sin embargo, sólo un día después de la presentación de la Ley a bombo y platillo, el Gobierno recibe una desautorización en toda la regla del proyecto legislativo que, además, le llega desde donde menos cabía esperarla: el barómetro del CIS que cuidadosamente prepara todos los meses el socialista José Félix Tezanos.

Y es que en el sondeo hecho público por el CIS este miércoles queda de nuevo patente que ni el propio Francisco Franco, ni el franquismo en sí, ni el Valle de los Caídos que tantos esfuerzos legislativos parece demandar, ni la Fundación Franco que el Ejecutivo pretende ilegalizar preocupan lo más mínimo a los españoles.

La clave nos la dan las preguntas 16 y 17 del estudio sociológico. En la primera se pide a los encuestados que citen los que en su opinión son los tres problemas principales que hay actualmente en nuestro país, recogiéndose lo que se denomina "respuestas espontáneas", es decir, lo que cada encuestado se le ocurre en cada entrevista y no una selección a partir de un listado previo.

En la segunda, por su parte, se pregunta cuáles de los tres principales problemas de España afectan más a los entrevistados "personalmente". De nuevo se trata de respuestas espontáneas en la que cada uno dice simplemente lo que quiere.

Más de 60 problemas… y ninguno es Franco

En el caso de la primera pregunta se recogen 57 problemas diferentes entre los que los más citados son la crisis económica, el paro, los peligros para la salud y el covid o "el mal comportamiento de los políticos", los tres primeros comentados por más del 35% de los encuestados y el cuarto por un 16,8%.

Pero la lista se alarga con multitud de cuestiones que suscitan una preocupación mucho menor, hasta incluir varias que son citadas sólo por un 0,1% de los encuestados, entre ellas "la España vaciada", las drogas o la reciente crisis con Marruecos.

De hecho, el último problema de la lista —la reforma laboral— ha sido citado por menos del 0,1% de los encuestados, por lo que podemos estar bastante seguros de que, siempre según el CIS, ni siquiera ese porcentaje ínfimo de los españoles considera que entre los principales problemas del país estén Franco, el régimen franquista, el Valle de los Caídos o la fundación sobre el legado del dictador.

Por supuesto, el hecho se repite —y probablemente con más contundencia, aunque con los datos disponibles es imposible saberlo— cuando la pregunta es sobre los problemas que afectan personalmente a los encuestados: en este caso nada relacionando con Franco o el franquismo aparece entre los 63 problemas más citados, pese a que cuatro de ellos ni siquiera preocupan al 0,1% de los participantes en el sondeo.

Hay que señalar que este resultado, muy de actualidad por la reciente aprobación del proyecto de la Ley de Memoria Democrática, no es una sorpresa: estas pregunta se incluyen en todos los estudios del CIS y, por supuesto, el franquismo nunca ha estado entre las principales preocupaciones de los españoles, como por otra parte es lógico y esperable.

En resumen: una vez más los datos, y en este caso incluso los confeccionados por alguien tan afín al propio Gobierno como José Félix Tezanos, desmienten las campañas propagandísticas del Gobierno y sus medios afines.

A continuación